sd huesca

La SD Huesca pide "unidad", reconoce que puede haberse equivocado y se siente "responsabilizada"

El club cree que el trabajo es la única forma para revertir la situación deportiva y ha trasladado su confianza a la plantilla

Josete Ortas, Manolo Torres SD Huesca
José Luis Ortas y Manolo Torres durante su comparecencia ante los medios

El consejero delegado de la SD Huesca, Manolo Torres, y el director general, José Luis Ortas, daban la cara para analizar la situación en la que está el equipo, muy lejos de los objetivos deportivos planteados al inicio de temporada. Entendiendo la exigencia que tiene el proyecto y más después de haber descendido de Primera División y el sentimiento de decepción que tiene la afición, desde el club se va a “trabajar más si cabe” y entre las palabras más utilizadas están la “humildad, coherencia, tranquilidad, responsabilidad y unidad”, además de la “confianza” que hay en el equipo y en el nuevo entrenador Xisco Muñoz.

Es uno de los momentos más complicados que se han vivido a lo largo de la historia de la SD Huesca, sobre todo por lo inesperado. Nadie pensaba al inicio de la competición y más después de las dos primeras victorias que en la jornada 15, el equipo estaría más cerca del descenso que del ascenso. La espiral de malos resultados y la gran decepción y enfado que llevan los aficionados ha llevado a la entidad a salir públicamente para explicar su postura ante un momento tan difícil.

Tanto Manolo Torres como José Luis Ortas explicaban que los rectores del club están responsabilizados y “comprometidos en hacer todo lo posible para que la situación de decepción sea revertida” lo antes posible. Nunca se deja de trabajar en la parcela deportiva por lo que este año más que nunca será clave acertar en las incorporaciones en enero para dar ese salto que le falta a la plantilla para ser más competitiva.

Entendiendo los errores que se hayan podido cometer en la parcela deportiva, creen en el modelo de gestión y que siempre el Huesca “intenta traer a los mejores jugadores y entendemos podernos haber equivocado y también la crítica”. Siempre se ha apostado por jugadores que puedan dar un valor al club y que se ha trabajado bajo la premisa de gastar lo que “se puede y se debe”.

A la afición le piden “confianza” y le trasladan el mensaje que se cree “firmemente en la plantilla” que se hizo entendiendo que deportiva y económicamente era equilibrada. Se comparte la preocupación y “juntos vamos a salir de esta”, señala José Luis Ortas.

Es cierto que ahora mismo hay un desapego de los aficionados y todo ha podido influir, incluso que el año pasado no pudieran acudir al estadio y por ello la responsabilidad de tener “una comunicación mejor con nuestra afición” para cerrar esa brecha, decía Manolo Torres.

A pesar del mal momento no se puede tirar por tierra el trabajo de los últimos cinco años en el que el Huesca ha alcanzado cuotas inimaginables, “nos ha costado mucho llegar hasta aquí” y lo que parece claro es que cuando se gana “ganamos todos” y cuando se pierde “perdemos todos”, aludiendo a esa unión que ha hecho a la entidad más fuerte ante rivales potentes a los que se ha superado gracias a ello.

A la plantilla se la trasladado la “confianza y exigencia” y que hay que “remar todos juntos y trabajar más aún” para que lleguen los resultados. Hablar ahora de objetivos al final es complicado y la idea no es ni siquiera el partido el partido, “el objetivo es el día a día y con confianza, tranquilidad, exigencia y trabajo, a ver dónde nos lleva”. Es la receta que ha utilizado el club otros años y que le ha llevado a conseguir todos los éxitos.

Sobre la crítica al director deportivo Rubén García, el respaldo es claro al señalar que “la dirección deportiva es el club” y se entiende que cada uno es libre de criticar y señalar porque es la ley del fútbol, pero hay apoyo a su trabajo.