sd huesca

La SD Huesca realiza esta semana pruebas médicas y desinfección de instalaciones

Son los primeros pasos del protocolo para seguir avanzando en la vuelta a los entrenamientos

Nuevas instalaciones de entrenamiento en el IES Pirámide
Las instalaciones del Pirámide están preparadas

Comienza la semana para la Sociedad Deportiva Huesca con una hoja de ruta en la que se mantienen los entrenamientos individuales de los jugadores en casa y también desde el sábado en el exterior, donde pueden hacer otra serie de ejercicios. Todo ello a la espera del jueves, día 7 de mayo, cuando está previsto que se realizan los test PCR a los integrantes del equipo y personas relacionadas con la primera plantilla. Antes habrá también pruebas médicas con analíticas y pruebas de esfuerzo. Es el paso previo, hasta que se conozcan los resultados, para volver a ejercitarse en las instalaciones del IES Pirámide que van a ser desinfectadas durante estos días como indica el protocolo del Consejo Superior de Deportes para la vuelta a la actividad.

El preparador físico azulgrana David Porcel destacaba que los jugadores han hecho un buen trabajo durante estas seis semanas y que ahora hay que darle continuidad. Todo ello con el seguimiento de los técnicos, tanto en lo físico como en lo nutricional con recomendaciones y consejos para una dieta acorde a la situación.

Ahora la vuelta “la planteamos de una manera progresiva siguiendo un poco el trabajo que estábamos realizando con la particularidad que si ya empezamos a trabajar en campo, con distancias largas y esfuerzos adaptados al fútbol, lo vamos a poder hacer”, señala. La puesta a punto tiene que ser progresiva para “evitar que haya lesiones” y es que “estamos ante una situación que nadie esperaba y nos vamos a encontrar con una situación que creemos que los jugadores van a responder bien”.

La competición tardará en llegar y para Porcel se necesita “un mínimo de cuatro o cinco semanas, sería lo ideal para poder seguir todos los procesos que el jugador necesita. Los plazos se van a cumplir de sobra y nos va a dar tiempo para que los equipos estén lo mejor posible”.

Destaca que “todos están muy comprometidos y día a día nos lo demuestra” y cree que todos van a volver a buen nivel, jóvenes y veteranos. El objetivo es “intentar llegar bien al primer partido y a partir de allí los plazos que nos den de recuperación los aceptaremos “ y es que con un partido cada tres días el trabajo irá encaminado a la recuperación de los futbolistas y “lleguen lo mejor posible al siguiente partido”.

El Ministerio de Cultura y Deporte y el Consejo Superior de Deportes (CSD) han hecho público el protocolo básico de actuación para la vuelta a los entrenamientos y el reinicio de las competiciones federadas y profesionales. En él han apuntado unas consideraciones previas y detallado las cuatro fases, tres de entrenamientos y una última de vuelta a la competición que deben de seguirse.

Las fases serán las siguientes: fase de entrenamiento individual o básico, fase de entrenamiento medio, fase de entrenamiento total precompetición y fase de competición.
La duración de las tres primeras fases nunca será menor a tres semanas y una vez concluidas se guardará otra semana más como mínimo antes de llegar a la cuarta fase de reanudación de las competiciones. Esta duración mínima es, obviamente, siempre situándonos en el mejor de los casos y "supeditada a que la situación sanitaria lo permita, extremo que decidirá o mantendrá vigente el Gobierno, a través del mando único establecido para el vigente Estado de Alarma", tal y como se indica en el documento.

El protocolo advierte de la posibilidad de contagios: "Es importante asumir que el retorno al entrenamiento deportivo, al igual que ocurrirá cuando se vuelva gradualmente a cualquier otra actividad laboral o social, puede traer consigo algún contagio. El objetivo es limitar al máximo esa posibilidad". También garantiza la supervisión e incluso inspecciones no anunciadas para asegurar que se cumple lo instruido. Al inicio de cada una de las cuatro fases deberá haber un nuevo control médico.

Fase de entrenamiento individual o básico

Ya en esta primera fase, los entrenamientos se podrán realizar en las Instalaciones deportivas de los clubes o las federaciones. Estos centros de entrenamiento deberán estar provistos de puntos de control de acceso especial, de material de desinfección y aislamiento, de elementos técnicos que permitan comprobar la temperatura, de las personas que accedan al recinto, y circuitos cerrados de televisión (CCTV). De hecho, antes de su reapertura, los centros de entrenamiento deben someterse a un cuidado especial de limpieza y desinfección, así como poseer material de protección como mascarillas y guantes.

En esta primera fase solo debe estar presente el personal imprescindible por la puesta en marcha de los entrenamientos, manteniendo en teletrabajo o deberes inexcusables a todos aquellos que sea necesario.

Control médico

Todo el personal deberá someterse a un examen médico deportivo inicial. Este examen médico inicial incluirá una prueba (test) de presencia de material genético viral (ampliación e identificación a través de PCR) en caso de que del examen médico y de la sintomatología del deportista se derive la conveniencia de su realización. Evidentemente si alguien da positivo en este test, no podrá reanudar su actividad. Por otra parte, los servicios de fisioterapia se limitarán a lo completamente indispensable.

Fase de entrenamiento medio

Marca el inicio de los entrenamientos grupales y se aconseja, a partir de esta fase, que tanto los deportistas como el resto de personal estén concentrados.

El entrenador y resto de equipo técnico llevarán siempre mascarilla y guantes, y guardarán una distancia mínima de 2 metros. Los deportistas, por su parte, no podrán compartir ningún material, tampoco bebidas ni alimentos.

Las instalaciones nunca deberán superar un aforo del 50%, siempre segmentado, del que es habitual.

Se deberá disponer de al menos dos habitaciones libres, equipadas para poder vivir temporalmente y con ventilación, para poder aislar a contagios sobrevenidos o personas que deban pasar cuarentena, que no puedan ser trasladadas a su domicilio.

En caso de detección de un positivo por COVID-19 dentro de la plantilla se procederá a: aislar inmediatamente al positivo y realizar prueba de COVID-19 a todo el grupo de entrenamiento, incluido el cuerpo técnico, estando estos apartados hasta que haya un resultado del test, además de proceder a otra limpieza y desinfección de las instalaciones.

Los deportistas deberán usar los vestuarios por turnos, ya que tiene que haber seis metros de distancia entre ellos. Por ese motivo, no podrá haber charlas tácticas en los vestuarios.

Fase de entrenamiento total precompetición

De igual manera que la anterior fase, también es consejable que sea en forma de concentración. Es muy similar a la fase previa, aunque concede algunas pequeñas libertades más como por ejemplo una distancia de tres metros, en vez de seis, entre unos jugadores y otros en los vestuarios.

Las acciones en grupo serán de hasta 14 personas, por turnos. También el uso degimnasios empezará a ser recurrente, bajo un protocolo de desinfección que continuará vigente en toda la instalación.

Fase de competición

El protocolo incide en que esta última fase llegará solo cuando las Autoridades sanitarias y deportivas lo decidan, aunque apunta que el periodo mínimo entre el final de la fase de entrenamiento total pre-competición y el inicio de las competiciones, debería situarse en una 1 semana.

La regla general será que todas las competiciones se disputen a puerta cerrada, (al menos hasta que exista una garantía sanitaria que anule el riesgo que supone autorizar el acceso al público). Además, el protocolo indica que las competiciones de la temporada 2019/2020 serán "breves".

En función de la situación, se podría permitir un aforo limitado de hasta un máximo del 50 por ciento.

Comentarios