sd huesca

La SD Huesca sucumbe ante el Real Oviedo en un nuevo duelo marcado por los errores defensivos

Los azulgrana perdían 1-2 con goles de Escriche en el 63' para los azulgrana y de Borja Bastón en el 12' y de Obeng en el 80' para los asturianos

Pulido pugnaba en un córner en busca de lograr una ocasión de gol | Foto: LaLiga
Pulido pugnaba en un córner en busca de lograr una ocasión de gol | Foto: LaLiga

La SD Huesca ha caído por 1-2 ante el Real Oviedo, en un duelo en el que los azulgrana no fueron capaces de superar a los carbayones ni en defensa, ni en ataque. Una actuación inferior a lo visto en los dos primeros partidos jugados en casa, dejando una imagen preocupante. Borja Bastón Bastón marcaba el primero de la noche en el 12' tras un centro botado desde la derecha, mientras que Escriche ponía las tablas en el marcador 63' a pase de Pulido. Sin embargo, una nueva mala actuación defensiva permitía a Obeng marcar el 1-2 definitivo, superando a Salvador en el forcejeo y batiendo a Andrés en el mano a mano. Nueva derrota que acumulan los azulgranas tras la sufrida ante la UD Las Palmas. 

No ha sido un buen partido de los de Nacho Ambriz en su regreso a El Alcoraz después de su salida a Gran Canaria. Y es que, tal y como sucedió ante la UD Las Palmas, el Huesca entró de forma insuficiente al partido, llegando a verse un Oviedo cómodo ante la pasividad azulgrana. Así es como llegó el primer tanto de la noche, en el minuto 12, momento en el que Borja Bastón aprovechaba una mala defensa al centro previo y a su remate, superando a Salvador y a Andrés. 

La disposición en el verde tampoco fue la más óptima visto lo visto en los primeros 60 minutos, pues los azulgranas nunca llegaron a ser claramente superiores a los carbayones. No obstante, el Huesca las tuvo, aunque Escriche no tuvo la pizca de suerte en su remate a bocajarro realizado en la primera parte. Además, el Huesca se libraba del 0-2 nada más comenzar el segundo tiempo, pues el gol de Borja acababa siendo anulado por un fuera de juego más que justo. 

Fueron minutos de incertidumbre hasta la entrada de Nwakali y Juan Carlos, fundamentales en el empate logrado en el 63'. Añadir un jugador más al centro del campo permitió al Huesca acercarse más de lo hecho anteriormente, y así es como llegaron las tablas en el marcador. Un fabuloso centro de Marc Mateu permitía a Pulido dejar el gol en bandeja a Escriche, quien remataba a placer en la línea de gol. 

Aún así, los errores defensivos volvieron a tirar todo el trabajo por tierra. Concretamente, en el minuto 80', pues un balón a la espalda de Buffarini impedía su despeje en condiciones. Tampoco fue capaz Salvador de superar en el cuerpo a cuerpo a Obeng, quien batía a Andrés en un mano a mano que volvió a dejar muchas dudas tanto en la zaga como en la portería. 

El tramo final del partido, además, dejaba a Pulido expulsado por doble amarilla. El capitán azulgrana era sancionado por protestas reiteradamente una falta en ataque pitada por Prieto Iglesias, quien finalmente optó por sacarle las dos tarjetas en cuestión de un minuto. Así, se perderá el próximo choque ante el CD Lugo.

Así, la SD Huesca ya acumula dos victorias y dos derrotas en sus cuatro primeros partidos de la temporada. Con seis puntos en su casillero, el conjunto azulgrana sigue sin volver a la senda de las buenas sensaciones, mostrando un juego totalmente distinto a los primeros partidos y unas actuaciones tácticas que deben ser corregidas cuanto antes. Nacho Ambriz tiene mucho trabajo por delante todavía.