sd huesca

Lasaosa: “Que nadie dé al Huesca por perdido, queda un mundo”

El presidente de la SD Huesca analizaba en el programa ‘De Primera’ de Huesca Televisión la actualidad con el cambio de entrenador

Agustín Lasaosa De Primera Huesca Televisión
Agustín Lasaosa, junto a Luis Abadías, Miguel Ángel Blasco y Eduardo Orduna, en el plató de Huesca Televisión

Han sido días complicados en el club azulgrana que se ha visto obligado a realizar un cambio en el banquillo para enderezar el rumbo. Una decisión que Lasaosa no oculta que "fue un error" apostar por Leo Franco y que ahora se espera que con Francisco el equipo reaccione. No se escondía el presidente azulgrana, que asume toda la responsabilidad, aunque también dejaba claro que se espera más de la plantilla y que algunos jugadores no están rindiendo como se esperaba. De todas formas, el mensaje es positivo y que nadie puede olvidar de dónde viene el Huesca y cuál es su objetivo.

Sobre la decisión de cesar a Leo Franco, había unanimidad y se detectaba que "había algo que no funcionaba. Veíamos que la cosa no iba bien y que empeoraba" y fue meditada, "el cese no ha sido una casualidad en esta época", en la que había un parón y más tiempo para afrontar el cambio. Sobre quién le traslado la decisión al argentino, “Petón un ratito y otro yo, todos un poco, en este club las decisiones se toman entre unos pocos", pero que no hacía falta explicar mucho, viendo lo que estaba pasando. No lo califica como un fracaso, sino como una "decepción". Le ha pasado en otras ocasiones con amigos como Onésimo o Calderón y es que el fútbol es así de ingrato. Deja abierta la puerta a Leo Franco de cara a un futuro, aunque lógicamente ahora mismo la decisión está todavía caliente.

Lasaosa no se ha sentido marginado en algunas decisiones deportivas importantes este año y considera que el Huesca "ha evolucionado, está más profesionalizado" y que siempre le ha gustado delegar, aunque señala que tal vez en ese trabajo de formar la plantilla, los que lo han realizado, tienen su responsabilidad, asumiendo todo lo que firmaba, e indicando que "igual nos hemos equivocado, o no hemos dado con el punto y ahora con Francisco algunos resucitan". El presidente reconoce que "me he comido algún marrón que no me corresponde, pero para eso está el cargo".

Como decía Lasaosa, "no estamos hundidos, que nadie dé al Huesca por perdido, queda un mundo", en alusión a la clasificación que se ocupa en estos momentos. "No faltan ocho jornadas, llevamos ocho jornadas y queda mucho todavía", y también tiene claro que la liga "no acaba con el Espanyol" y que es un encuentro que tiene el morbo del regreso de Rubi al Alcoraz. Lasaosa recordaba que ha sido, para él, el mejor entrenador que ha pasado por el club y que la decisión de marcharse fue suya. Espera un partido muy disputado y espectacular con dos conjuntos que lucharan por la victoria. Y que ahora mismo lo importante es puntuar y no perder.

En el análisis de lo que le ha podido pasar al Huesca, "la segunda parte del Camp Nou o la imagen en el Wanda han hecho mucho daño", señala Agustín Lasaosa. Ahora llega la ilusión con Francisco y ya en los primeros entrenamientos se ha visto algo diferente, aunque todavía es pronto para decir qué puede pasar.

El objetivo es reforzar la plantilla ahora con un jugador, ocupando la ficha del lesionado Luisinho, y en el mercado invernal también se hará un esfuerzo, "sin quemar el dinero", como dice Lasaosa. "Debemos mandar un mensaje de ilusión" y no cree que pueda decaer ese ánimo en un club que está viviendo un sueño y en el que se ha hecho "un milagro a base de trabajo" y que está convencido que el Huesca "seguirá en Primera" y que esa ilusión que se ha creado en la ciudad e incluso en toda la provincia tiene que seguir viva.

Además de lo deportivo, Agustín Lasaosa no quiere dejar de lado algunas cuestiones importantes que se están realizando como las obras de El Alcoraz y que incluso se plantea hacer una pequeña ampliación para dar cabida a unos 300 espectadores más en las curvas de la zona de tribuna con los goles. El crecimiento del club con la construcción de una Ciudad Deportiva, para la que se están poniendo las primeras bases en el IES Pirámide, es otro de los retos. Se ha llegado a los 92 empleados, aunque casi la mitad son personal deportivo y vinculados al vestuario. Pero es una cifra ya considerable. El apoyo de las instituciones, que van de la mano de la entidad, está siendo también otro  de los aspectos importantes que destaca el presidente azulgrana.

Comentarios