sd huesca

Leo Franco satisfecho con la respuesta de sus jugadores

El entrenador de la Sociedad Deportiva Huesca se mostró contento con la entrega de su plantilla

Leo Franco entrenador Sociedad Deportiva Huesca
Leo Franco se mostró orgulloso de sus jugadores

Muchas miradas estaban en el técnico argentino que decidía realizar cambios para cambiar la dinámica del equipo. Era lo que se pedía y, aunque todavía queda mucho, se ven brotes de mejoría en el conjunto azulgrana. No será la primera vez que un entrenador cuestionado es capaz de revertir la situación y Leo Franco quiere intentarlo, poniendo todo de su parte. Técnicos, sin ir más lejos, como Anquela o Rubi, estuvieron en una situación similar y al final consiguieron que el Huesca fuera un equipo competitivo y mejoraron los resultados hasta alcanzar los objetivos.

Leo indicaba tras el partido que, a pesar de los numerosos problemas que se iban acumulando, el equipo supo salir airoso y lamentaba que no se pudiera ganar. “Estoy muy contento de la capacidad de rebeldía de mis jugadores. Ha sido un partido en el que defendieron a la perfección el lema del club, el ‘fieles siempre sin reblar’. Estoy muy contento de poder trabajar con este grupo”, decía.

Además, revelaba que habló con los jugadores al final y el vestuario y les dijo que “no sé cuántos años estaré, pero sí que estoy seguro de que jamás voy a contar con una plantilla que se rebele y que tenga tanto compromiso como la que tengo aquí”, añadiendo a que solamente lleva dos meses y medio como entrenador.

Y es que tras la lesión de Akapo y los problemas de Miramón, hubo que realizar una pequeña revolución de la que “estoy muy orgulloso de los jugadores porque apoyaron todos y muchos tuvieron que jugar en otras posiciones por lesiones casi desde el principio”.

Leo Franco lamentaba no haber ganado ante un rival que estuvo bien plantado, pero que, excepto en el penalti, no tuvo ocasiones, mientras los suyos tuvieron varias que no supieron materalizar y otra vez tocó remontar. Se sumaba el primer punto en El Alcoraz donde todavía se resiste la victoria.

Comentarios