sd huesca

Melero: "Nadie va a bajar los brazos y estamos convencidos que se puede revertir la situación"

El Huesca volvía a los entrenamientos con las ausencias de Semedo, Werner, Brezancic y Cucho Hernández

Gonzalo Melero atendía a los medios de comunicación tras el entrenamiento del martes
Melero confía en que la situación de la SD Huesca mejore con la llegada de 2019

El equipo ya se ha puesto manos a la obra para preparar el primer partido del año 2019 que tendrá lugar el sábado día 5 a las 20:45 ante el Betis en El Alcoraz. Partido vital y en el que el equipo sabe que la remontaba pasa por no dejar escapar puntos en casa. Francisco sigue pendiente del estado físico de algunos jugadores como Pulido, Aguilera y Gurler, mientras que Gallar parece ya recuperado de su lesión en el pie.

En el primer entreno no estuvieron Semedo, Werner y Cucho Hernández que tienen permiso para alargar algunos días sus vacaciones. En el caso de los dos primeros suena a que se confirmará en breve su salida del club. Otro tema es el de Brezancic que ha tenido problemas de regreso desde su país. Cucho y Werner se incorporarán el día 2 y Semedo el viernes día 4. Con estos dos jugadores Francisco no cuenta por lo que abandonarán la SD Huesca cuando se cierren los acuerdos con sus clubes de origen.

Antes del entrenamiento, Gonzalo Melero analizaba la situación y reconocía que estos días han venido bien “para despejar la cabeza e intentar aislarse un poco del fútbol, que a veces es necesario” y es que lo viene va a ser duro puesto que el Huesca necesita hacer un gran esfuerzo para revertir la situación, algo de lo que el vestuario está convencido, como señalaba Melero.

El año nuevo empieza con “un partido en casa muy importante para intentar ganar. Melero le pedía a 2019 que lleguen los resultados “porque nadie va a bajar los brazos”. La idea es clara y es que hay que “sumar de tres en tres”, y “sobre todo en casa” donde “hay que hacer de El Alcoraz un fortín, como en los últimos años".

Las dos últimas jornadas de la primera vuelta tienen que servir para engancharse a la lucha por la permanencia y un buen resultado ante el Betis permitiría “ir a Butarque con muchísimas ganas de recortar puntos a un rival directo como el Leganés".

El equipo ha hecho cosas bien y otras no tanto que hay que mejorar, como reconoce también Melero que entiende que el club quiera reforzar la plantilla y, señala, que “los que estemos aquí tenemos que pensar en el club por delante de todo. La gente que venga tiene que saber la necesidad que tiene el equipo de resultados y nosotros tendremos que ayudarles".

Aunque el equipo se fue muy dolido de los últimos resultados de 2018, ahora llega otra oportunidad de empezar a pensar en positivo. Es cierto que con una diferencia que resta muchas opciones de permanencia, pero el Huesca lo va a intentar con todos los medios.

Comentarios