sd huesca

Merecida derrota del Huesca que le complica el ascenso directo

Los azulgrana caen por 1-0 ante el Racing en un desastroso partido de los de Míchel que no pudieron con un equipo descendido

Racing Santander SD Huesca partido
El Racing fue muy superior al Huesca y ganó de forma merecida / Foto LaLiga

No mereció nada el Huesca en un encuentro donde no compareció y mucho menos se notó lo que había en juego. Los oscenses tenían una oportunidad de oro para seguir dependiendo de sí mismos, pero este tropiezo le deja en manos del Real Zaragoza que juega este domingo ante el Oviedo y si gana superará a los de Míchel haciéndose con la segunda posición. Un gol de Guillermo en el minuto 26’ tiro por tierra muchas de la posibilidades de un Huesca gris y que no tuvo respuesta para terminar perdiendo de forma merecida.

El entrenador apostó por un once con pocos cambios y solamente la entrada de Miguelón en la banda derecha y de Datokovic por Josué Sá, ambos en la defensa. El equipo volvió a tener los mismos problemas de siempre, no encuentra el dominio del balón y por lo tanto del juego y la banda derecha volvió a sufrir mucho, encontrando un filón el Racing que avisó con un disparo lejano y que se puso por delante en una contra mal defendida y que Guillermo aprovechó para hacer el 1-0 y poner contra las cuerdas al Huesca.

Es verdad que quedaban muchos minutos, pero no hubo respuesta. Tan solo una acción que podía haberlo cambiado todo cuando Okazaki fallo un gol cantado cerca de la línea de gol, tres minutos más tarde del tanto local. Un gol anulado en el 43’ por falta en el área oscense pudo haber significado el segundo, pero el colegiado no lo dio por válido.

Tras el descanso entraron Eugeni y Rafa Mir por un cansado Mikel Rico y un desafortunado Sergio Gómez. Pero poco cambiaron las cosas. El Racing no existía en ataque y sin grandes alardes se libraba de un Huesca plano. Rafa Mir tuvo la primera y le anularon un gol por mano en el 57’. Fueron las más claras de este segundo tiempo. La entrada de Juan Carlos, Mboula y Nwakali no hizo más que desordenar el juego y el equipo no supo interpretar nada en un día clave.

Y poco más, los de Míchel volvieron a evidenciar que son uno de los visitantes más flojos de la liga y que no saber vencer a un colista, descendido, y con una lista interminable de bajas, pues pone de manifiesto que las opciones están allí, porque lo dice la clasificación, pero los méritos de ascenso son pocos.

Ahora toca esperar lo que hagan los rivales, especialmente el Real Zaragoza que le puede quitar la segunda plaza al Huesca si gana al Oviedo este domingo. De no ser así, los azulgrana podrían seguir dependiendo de sí mismos con la obligación de seguir ganando, empezando por el Numancia el viernes que viene.

Comentarios