sd huesca

SD Huesca y Getafe se vuelven a ver las caras

Tras el playoff de ascenso de hace dos temporadas, ambos conjuntos vuelven a enfrentarse en Primera División

SD Huesca - Getafe. La afición en el campo
Huesca y Getafe jugaron hace dos temporadas en el playoff de ascenso

Partido importante el que tienen los de Francisco este domingo en El Alcoraz ya que es necesario sumar los tres puntos y empezar a reaccionar en una clasificación en la que los azulgrana no quieren quedarse descolgados. Reciben a un Getafe con el que vuelven a medirse después del playoff de ascenso de hace dos campañas en el que los madrileños eliminaron al conjunto oscense.

Los de Bordalás son uno de los equipos más competitivos y su estilo de fútbol le está llevando a convertirse en un rival difícil de batir. Controla mucho el tiempo de partido y saben manejar muy bien los nervios de los rivales, jugando al límite. No suele gustar a los contrarios está forma de jugar, pero está claro que al Getafe le da muy buenos resultados.

Pero al margen de ello, el Huesca tiene que salir decidido a por los tres puntos, independientemente de quién este delante. No se ha ganado en casa todavía y la clasificación empieza a marcar urgencias para los azulgrana.

Francisco lleva ya casi cuatro semanas trabajando con sus jugadores y en el partido ante el Sevilla se vio una mejoría que ahora hay que trasformar en puntos. Con un mayor conocimiento de la plantilla, el técnico es posible que apueste por un sistema de juego similar al del Sánchez Pizjúan con tres centrales y un conjunto más ordenado y que llegó con peligro al área rival, aunque se sigue echando en falta más efectividad ante la portería contraria.

Quedan todavía dos sesiones de entrenamiento y parece complicado que llegue Melero, que sigue con sus problemas de pubalgia. Gurler y Brezancic están también en la lista de bajas. Por lo demás, vuelve Musto tras cumplir sanción y se espera que el resto estén en condiciones para un partido clave este domingo, a las 18:30 horas, ante el Getafe en El Alcoraz.

Comentarios