sd huesca

Victoria, empate o derrota en Cádiz, tres escenarios que pueden marcar las diez últimas jornadas para la SD Huesca

Una victoria y el empate mantendría en ascenso directo al Huesca, así como una derrota por la mínima

El equipo sigue preparando el choque ante el Rayo Vallecano
El equipo está con confianza para volver a ganar y sumar un triunfo en Cádiz

El equipo azulgrana disputará el lunes un encuentro muy importante para sus aspiraciones. Con cinco jornadas sin ganar, se ha perdido gran parte del colchón de diferencia que había con los perseguidores, pero el Huesca sigue estando por delante, empatado con el Rayo. Por eso, dependiendo de lo que suceda en el Carranza, la situación puede variar para los de Rubi.

La victoria permitiría conseguir de nuevo seis puntos, más la diferencia a favor de goles, con el Cádiz, que es tercero, y por lo tanto recuperar gran parte de la renta perdida. Un empate mantendría a la SD Huesca en segunda posición de ascenso directo y dejaría a los gaditanos al a misma distancia. Y una derrota, siempre que sea por la mínima, permitiría también mantener ese puesto de privilegio. Todo lo que sea un triunfo del Cádiz por dos goles o más, llevaría al Huesca a la tercera plaza.

Son tres escenarios que hay que contemplar y que puede variar y mucho la situación para afrontar las diez últimas jornadas. Los dos primeros no son malos, sobre todo el primero que sería una dosis importante de moral. Y en caso de perder y salir del ascenso directo, tampoco había nada definitivo ya que quedan muchos puntos en juego.

Como decía el defensa Jorge Pulido, "si conseguimos ganar allí, seis puntos quedando diez jornadas es una diferencia bastante grande con el tercero, aunque no es definitiva", si bien avisa que la plantilla "está preparada para todo" y que hay que "ir allí a luchar y volver a encaminar la senda de la victoria".

El equipo está prácticamente al completo, lo que sin duda es una buena noticia, "hemos pasado una racha entre lesiones y sanciones bastante dura que ha coincidido también con los malos resultados. Ahora nos queda otra oportunidad en Cádiz", señalaba.

Los jugadores están con moral y es que "el ambiente del vestuario siempre ha sido bueno", señalaba Pulido. Sobre esa situación en la que puede quedar el equipo, en la plantilla está claro que "somos capaces de estar arriba. Desde la tranquilidad, el trabajo y la humildad podemos seguir ahí arriba".

Todavía que un entrenamiento y luego el domingo viaje a Cádiz para jugar el lunes. Al disponer de más efectivos, habrá que ver la convocatoria que decide Rubi y si hay cambios en el once donde se espera poder ver de nuevo juntos a jugadores como Melero y Cucho, dos de las claves del Huesca.

Comentarios