Sd huesca

Victoria para seguir en la lucha

El Huesca vencía 2-0, con goles de Cristo y Okazaki, y falló dos penaltis que podrían haber ampliado el marcador a favor de los oscenses

Cristo gol SD Huesca
Cristo felicitado por sus jugadores tras el primer gol azulgrana/ Foto LaLiga

La Sociedad Deportiva Huesca vencía por 2-0 al Fuenlabrada sumando tres importantes puntos que le permiten seguir enganchando a la lucha por el ascenso directo. El equipo salió decidido a por el triunfo e hizo unos primeros minutos fantásticos, abriendo el marcador en el minuto 7’ con un tanto de Cristo, principal novedad en la alineación. El japonés Okazaki, que sigue en racha, marcó el 2–0 a los 18’. Antes, Cristo había fallado un penalti y luego Raba tampoco acertó en el segundo. En los dos el portero Freixenet acertó y detuvo los lanzamientos. También se anuló un gol al Fuenlabrada por falta anterior a Mikel Rico, tras revisión del colegiado en el VAR.

Esta primera parte, bonita y de claro color azulgrana dio paso a una segunda en la que Míchel reconocía al final que había dicho a sus jugadores que había que controlar y mantener la puerta a cero, algo que no sucedía desde hacía doce jornadas. Es otra de las cosas positivas que deja el encuentro.

Sin brillantez, pero sin sufrimiento, fueron pasando los minutos hasta que se llegó al final del choque con los tres puntos en el casillero oscense, que era el principal objetivo.

Míchel introdujo como novedad a Cristo en el once y el jugador le respondió siendo el protagonista del primer periodo y de todas las acciones ofensivas de los locales. Marcó el primer gol abriendo el partido y falló el primer penalti. Su aportación fue muy positiva. También entró Galán por Luisinho, como otro de los cambios en el once.

El Fuenlabrada no supo hacer daño al Huesca y en contadas ocasiones llegó con peligro al área de Álvaro Fernández. Es cierto que si el colegiado no hubiera anulado el tanto al final del primer periodo por la falta de Salvador a Mikel Rico, la segunda mitad podría haber tenido algo más de incertidumbre.

Pero en esta ocasión le tocaba por fin no sufrir a la parrroquía azulgrana que salió más contenta de El Alcoraz. Faltó la guinda que podría haber sido un marcador más amplio porque hubo opciones, sobre todo con Rafa Mir en el campo que tuvo dos muy claras.

Además de ganar, no se encajó gol y cuando parecía que se podía pasar apuros, la entrada de Eugeni y de Sergio Gómez le dieron otro aire al equipo. Es bueno que Míchel siga sumando guerreros a la causa porque se van a necesitar de cara a la recta final.