DESARROLLO RURAl

Acuerdo a tres bandas para facilitar la alimentación del quebrantahuesos en Ordesa y en Aínsa

Gobierno de Aragón, Grupo Pastores y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos firman un convenio para suministrar a los comederos de aves

Acuerdo a tres bandas para alimentar con subproductos animales los comederos de aves necrófagas.
Acuerdo a tres bandas para alimentar con subproductos animales los comederos de aves necrófagas.

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha suscrito un convenio con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y el Grupo Cooperativo Pastores, por el que todas las partes se comprometen a participar en la alimentación suplementaria de las aves necrófagas mediante la utilización de subproductos animales de las categorías 2 y 3 en los comederos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y de Aínsa.

El Grupo Pastores, la cooperativa de ovino más grande de España, en su deseo de contribuir a la sostenibilidad del medio ambiente y rural, se compromete a trasladar semanalmente desde Mercazaragoza hasta un depósito propiedad del Gobierno de Aragón ubicado en Labuerda (Huesca), 300 kg de aquellos restos de animales no destinados al consumo humano (patas y huesos, nunca vísceras), los cuales forman buena parte de la dieta de buitres, alimoches y, especialmente, del quebrantahuesos, aves rapaces en peligro de extinción que disponen en Aragón de un Plan de Recuperación desde hace más de 20 años.

La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos se compromete a abastecer el comedero de aves necrófagas de Aínsa, de su propiedad, con unos 80 Kg de alimento a la semana; y el Departamento de Desarrollo Rural se compromete a abastecer el del valle de Escuaín, situado dentro de los límites de protección del Parque Nacional de Ordesa y Montes Perdido.

El consejero Olona considera que esta colaboración es un ejemplo de cómo contribuir a la sostenibilidad aportando lo que no aporta el mercado. “La ganadería extensiva es fundamental para la conservación y el mantenimiento de nuestra biodiversidad”. Asimismo, ha reconocido el esfuerzo de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos “en la recuperación de una especie en peligro de extinción” y el importante papel del Grupo Pastores, que “ha conseguido aglutinar en una gran cooperativa a la mayor parte del sector y lograr el reconocimiento nacional”.

Imagen de un quebrantahuesos, una de las especies beneficiadas por el acuerdo para el suministro a los comederos.
El acuerdo para suministrar los comederos de aves necrófagas beneficiará a la especie protegida del quebrantahuesos. / Eduardo Viñuales

El convenio suscrito carece de dotación económica, tiene una vigencia de cuatro años, y para garantizar el buen desarrollo de las actuaciones descritas se contempla la creación de una comisión de seguimiento.

Todas estas actuaciones resultan de vital importancia para garantizar la supervivencia de los ejemplares juveniles del quebrantahuesos, una especie faunística amenazada que vive asociada a la ganadería extensiva en zonas de alta montaña, así como de gran ayuda a la mejora de la productividad de las parejas reproductoras que inician su larga incubación ya en los meses más fríos del año, cuando todo el entorno natural está nevado y con temperaturas bajo cero.

Al acto han asistido la directora general de Sostenibilidad, Pilar Gómez, el director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario, Enrique Novales, el director de Pastores Grupo Cooperativo, Francisco Marcén, y su presidente Francisco Santolaria, y el presidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, Juan Antonio Gil.

El quebrantahuesos, la única ave rapaz osfeófaga
El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es una de las aves más singulares y emblemáticas del conjunto de la avifauna mundial, la cual se alimenta exclusivamente de huesos, lanzándolos desde el aire.

Esta especie animal salvaje encuentra en las poblaciones del Pirineo y del Prepirineo aragonés el bastión más importante para la especie en toda Europa, con más de 120 parejas reproductoras. Los mayores problemas ambientales que afectan al quebrantahuesos son los tendidos eléctricos, la caza ilegal, el uso de venenos, la trasformación del hábitat, el fracaso reproductor y el retroceso de la ganadería extensiva en zonas de montaña, lo que disminuye la probabilidad de reses muertas y por lo tanto condiciona el alimento disponible para esta carroñera tan especializada. en su alimentación.

Comentarios