economía

ADEA muestra preocupación por la deriva sanitaria y económica de la pandemia

Preocupa especialmente la provincia de Huesca y el futuro del turismo, la hostelería y la nieve

Salvador Arenere, presidente de ADEA, junto con José Guillén, secretario general, en la presentación de los datos del barómetro
Salvador Arenere, presidente, y José Guillén, secretario general de ADEA, presentando los resultados del barómetro del segundo semestre de 2021 

La Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón, ADEA, ha dado a conocer los resultados del Indicador de Opinión, relativo al segundo semestre de 2020. En lo referente a la provincia de Huesca, los directivos han trasladado la especial preocupación por los sectores críticos para la actividad de la provincia, como el turismo, la hostelería y la nieve, por lo que demandan medidas concretas para salvar estos sectores y solicitan movilidad geográfica, por lo menos dentro de Aragón, ya que si se retrasa la apertura, muchos negocios no podrán sobrevivir.

El indicador ADEA refleja que un 36,8% de los encuestados cree que empeorará la evolución general de la economía aragonesa en el primer semestre de 2021. Solo un 5,8 % opina que son satisfactorias las medidas económicas tomadas por el Gobierno y un 63,4% considera que la salida de la crisis económica será a largo plazo, mientras que un 33,7 % cree que será a medio plazo. En cuanto a la evolución de plantillas, un 38,20 % cree que empeorará en el primer semestre de 2021, y la cifra de ventas en las empresas empeorará para un 47,06 % de los encuestados. 

YOUTUBEINTERACTIVO

A los directivos aragoneses les preocupa el ritmo de vacunación, la logística y las mutaciones que están surgiendo del virus; lamentan las pérdidas humanas y económicas que está dejando la pandemia. El presidente de ADEA, Salvador Arener solicita a las administraciones que se centren en las medidas más que en las prohibiciones, profundizando por sectores y por territorios.

Y en lo económico, los directivos piden que se ponga el foco en los planes para salvar a las empresas, que son las que generan y mantienen el empleo, así como que se lleven a cabo las reformas necesarias, que exige Europa, para dar luz verde a los presupuestos y a los Fondos Europeos. De este modo, alertan del gran déficit de las empresas y, por lo tanto, el elevado riesgo de insolvencia y de concursos, cuyo crecimiento es a su vez un gran problema para el sector financiero.

ADEA recuerda que somos un país de pymes y autónomos, con gran peso en el sector turístico y servicios, y en ambos existe el problema de la pérdida de empleo. También consideran un drama la tasa de paro juvenil del 41% y hay preocupación por el acuerdo y prórroga de los ERTE y el peligro de concursos y cierres definitivos que conlleva.

En cuanto a Aragón, ha continuado Salvador Arenere, "como viene siendo habitual, nuestra Comunidad tiene un mejor comportamiento en la crisis, en torno a un 2,7% superior al conjunto de España en la tasa de crecimiento interanual. Tanto en servicios como en hostelería, retrocedemos un 7,9% y un 16,6% respectivamente, este descenso es igualmente inferior al de la media nacional".

Por otro lado, la Asociación de Directivos de Aragón se ha congratulado "por el proyecto de modernización de la Administración y simplificación de las solicitudes de licencia, siempre apostamos por la 'Oficina el Inversor'; ahora, más que nunca, es necesario ante la crisis acortar los plazos y procesos para facilitar las inversiones de empresarios generadores de empleo y riqueza".

Salvador Arenere ha asegurado que “si no somos capaces de gestionar adecuadamente la crisis sanitaria, va a ser difícil que la recuperación económica se produzca en 2021”, añadiendo que “hemos de ser optimistas pero realistas, los datos del indicador que presentamos hoy ponen de manifiesto que el escenario de futuro no va a ser el deseado”.

En lo referente a la provincia de Huesca, los directivos trasladan la “especial preocupación” por el turismo, la hostelería y la nieve, sectores críticos para la actividad de la provincia que están viviendo una situación "agónica". Demandan medidas concretas para salvar estos sectores, y solicitan "movilidad geográfica, por lo menos dentro de Aragón, ya que, si se retrasa la apertura, muchos negocios no podrán sobrevivir".

El secretario general de ADEA, José Guillén, ha presentado los datos que arroja el Indicador de Opinión relativos al segundo semestre de 2020. Así, para un 42,11 % de los directivos encuestados, ha detallado Guillén, la evolución general de la economía se mantendrá estable en el primer semestre de 2021, mejorará para un 21,05 % y empeorará para un 36,84 %.

En lo referente a la gestión de la crisis sanitaria, el 88,5 % de los encuestados cree que está resultando insatisfactoria y solo un 2,9 % cree que la recuperación de la normalidad sanitaria una vez iniciado el proceso de vacunación, será a corto plazo.

Solo un 5,8 % opina que son satisfactorias las medidas económicas tomadas por el Gobierno y un 63,4% considera que la salida de la crisis económica será a largo plazo, mientras que un 33,7 % cree que será a medio plazo.

En lo relativo a las facilidades para obtener financiación, un 42,2 % cree que este aspecto empeorará en el primer semestre de 2021. Para el mismo periodo del 2020, esta estimación era solo del 3,85 %. En cuanto a la evolución de plantillas, un 38,20 % cree que empeorará en el primer semestre de 2021, aumentando también esta impresión considerablemente respecto al mismo periodo del año anterior (6,42 %).

La cifra de ventas en las empresas empeorará en el primer semestre de 2021 para un 47,06 % de los encuestados, frente al 6,07 % que opinaban que este aspecto empeoraría para el mismo periodo de 2020. Un 49,64 % de los encuestados cree que las exportaciones se mantendrán estables para en el primer semestre de 2021, un 30 % por debajo de los que estimaban lo mismo para el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, las estimaciones de mejora para el primer semestre pasan de un 6,60 % (2020) a un 14,39 (2021). En lo referente a las importaciones, la mayoría de los directivos cree que empeorarán en el primer semestre de este año (55,56 %), frente al 10,40 % que estimaba lo mismo para el año anterior.

Dicho barómetro, ha explicado Guillén, "se obtiene a partir de una encuesta que recoge las impresiones de los directivos sobre diferentes aspectos relacionados con la situación económica y a la que, en esta ocasión, han respondido 225 directivos y ejecutivos de las áreas de dirección general, dirección financiera, dirección comercial y de recursos humanos, de los sectores automoción, industrial, servicios y comercial de las empresas de la Comunidad". Los encuestados, ha concluido el secretario general de ADEA, "se han referido a cuestiones relacionadas con aspectos como la financiación, evolución de la plantilla, cifra de ventas y balanza comercial".