economía

Aragón modera su crecimiento económico con previsiones de cerrar el incremento del PIB en el 3,1% en 2018 y el 2,7% en 2019

CEOE Aragón indica que hay que revisar políticas para favorecer la actividad empresarial y al mercado laboral

Presentación del avance económico de 2019 en CEOE Aragón
Presentación del avance económico de 2019 en CEOE Aragón

La economía aragonesa continuará en 2019 la evolución positiva, pero con progresiva desaceleración del crecimiento que ya ha caracterizado su comportamiento este año. Así lo refleja el Avance Económico 2018 presentado este viernes por la Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE Aragón). Con esta tendencia, CEOE Aragón considera que la Comunidad Autónoma cerrará este año con un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 3,1%, que podría situarse en torno al 2,7% en 2019. Esta evolución de la economía autonómica está en línea con la experimentada tanto en el ámbito nacional como en el internacional, cuyos datos de crecimiento del PIB se prevé que alcancen, respectivamente, el 2,6% y el 3,7% al final de 2018, y el 2,3% y 3,6% en 2019.

Al igual que en el conjunto español, la economía aragonesa está acusando el menor dinamismo del comercio exterior, con empeoramiento de los datos de exportación (a la espera de correcciones en Aragón). Por el contrario, es la demanda interna la que sustenta el crecimiento, apoyada primordialmente en el aumento de la inversión empresarial en bienes de equipo y construcción frente al debilitamiento del consumo.

Por el lado de la oferta, crecen todos los sectores, si bien a un ritmo más moderado, más preocupante en Aragón en el sector industrial en los últimos meses. En consonancia con esta desaceleración, disminuye la intensidad en la reducción del desempleo y la incorporación de ocupados al mercado laboral, que pese a continuar enlazando ya casi cinco años de mejoras, han arrojado en las últimas estadísticas cifras que deben hacernos estar muy alerta. Así, Aragón mantiene su histórico diferencial positivo con España en tasa de paro, pero este se va estrechando y se sitúa en 4,7 puntos (9,9% frente a 14,6% en la última EPA). Sí es positivo que entre los nuevos contratos formalizados a lo largo de este año los indefinidos hayan crecido un 18,54%, muy por encima del 0,54% que lo ha hecho el número de los temporales.

Preocupante resulta, por otro lado, el elevado déficit de las cuentas públicas autonómicas y estatales (por encima del 98% de deuda sobre PIB). Si bien Aragón se acercaría en 2018 al cumplimiento del objetivo tras rebasarlo en 2017, lo está haciendo, al igual que en el conjunto de España, no por la vía de racionalización y mejora de la eficiencia del gasto ni aumentando las bases de cotización favoreciendo a empresas y empleo; sino con la elevación de la presión fiscal y los costes empresariales (IRPF, Sociedades, cotizaciones, hidrocarburos…).

A ello se unen la adopción de medidas de ámbito laboral al margen del diálogo social (SMI, apertura comercial en festivos, ultraactividad de los convenios), dificultad para aprobar los Presupuestos de 2019 y la inestabilidad política, que dificulta alcanzar acuerdos y desvía el foco de asuntos que inciden directamente en la economía y el empleo. Además del problema catalán, cuya incidencia ha sido por el momento menor de la esperada en el caso de Aragón.

También afectan directamente a Aragón y a España riesgos e incertidumbres internacionales como son las políticas proteccionistas lideradas por Estados Unidos y las consiguientes “guerras comerciales”, la incertidumbre política y económica en algunos países o, en el plano europeo, el Brexit (que ya está reduciendo las exportaciones a Reino Unido) y el cambio de la política económica de la UE, que en 2019 se traducirá en la primera subida de tipos del Banco Central Europeo desde 2011.

En este entorno convulso, CEOE Aragón considera imprescindible que en los ámbitos de competencia de la Comunidad Autónoma se actúe con la referencia clara de favorecer la actividad de las empresas y el empleo, que depende de ellas en más del 80% y que es básico para sostener tanto la economía privada como las cuentas públicas. Por ello, la Confederación ha iniciado un periodo de reuniones con los diversos partidos políticos con representación en las Cortes de Aragón para hacerles llegar las propuestas empresariales que valora como necesarias de cara a mantener e incrementar el desarrollo socioeconómico y tratar de que las tengan en cuenta en la elaboración de sus programas electorales para los próximos comicios autonómicos.

En ellas, CEOE Aragón aboga por avanzar en el proceso de reformas estructurales y establecer medidas que permitan el cumplimiento de objetivos reduciendo los altos niveles de déficit y deuda públicos, que hacen muy vulnerables a la economía española y aragonesa ante entornos desfavorables.

También se requiere, entre otros aspectos, un marco normativo, fiscal, laboral y de costes adecuado y flexible, que refuerce la productividad, competitividad, crecimiento y capacidad de adaptación a la realidad de cada empresa y sector. A ello hay que sumar políticas públicas que persigan una mayor adecuación del sistema educativo y formativo a las necesidades reales del mercado laboral (FP Dual, formación continua).

Es fundamental seguir promoviendo internacionalización, I+D+i y transformación digital como factores de competitividad, especialmente en la industria; así como la creación y la atracción de empresas y el crecimiento del tamaño de las existentes, para lo que se debe actuar sobre barreras como cargas administrativas, falta unidad de mercado e intrusismo y economía sumergida.

Es indispensable agilizar e incrementar la inversión en infraestructuras de transporte,  hidráulicas y de telecomunicaciones, por economía, vertebración y fijación de población en el mundo rural.
Y todo ello requiere una financiación autonómica adecuada, que valore territorio, población y envejecimiento; con un sector público más eficiente,  que reduzca duplicidades y cuente con la necesaria colaboración público-privada, y con un compromiso firme con el diálogo y la concertación social, que es uno de los factores diferenciales positivos de Aragón.

Comentarios