empresas

Autius cumple un año en Monzón

La actividad de la autoescuela roza el 100% según Joaquín Grau

Autius
Celebración de Autius / Economía

La cadena aragonesa de autoescuelas abría sus puertas en Monzón hace un año y para celebrarlo hacía un pequeño acto en el que se juntaba el personal con los alumnos y que servía para hacer un balance de su funcionamiento. Joaquín Grau, CEO de Autius, explicaba que en la actualidad están casi al 100 por 100.

Autius 2019

Monzón se enmarcaba en el programa de expansión de 50 centro en 5 años. Recientemente, ha incorporado en su oferta la renovación del carnet de conducir.

La franquicia Autius está en búsqueda activa de nuevos franquiciados fijando como próximo objetivo la zona norte de la península.
Autius es una nueva generación de autoescuelas perteneciente al Grupo Stop, con experiencia en formación vial desde 1987, cuenta con autoescuelas y centros para renovar el carnet de conducir en varias comunidades autónomas.

Se trata de una empresa familiar, con sede en Aragón, integrada por un gran equipo humano -una treintena de personas comprometidas día a día con su trabajo y su alumnado- y dirigida desde hace varios años por el actual CEO, Joaquín Grau, un ingeniero aeronáutico que ha sabido introducir la innovación y tecnología en el negocio, con mejoras muy novedosas no desarrolladas hasta la fecha en el sector.
La Franquicia Aragonesa fue galardonada en septiembre de 2017 con el premio “Empresa franquiciadora con soporte tecnológico más novedoso a nivel nacional” en el salón Frankinorte de Bilbao,apuesta por la metodología y la innovación para dotar a los alumnos de herramientas que les faciliten la obtención del permiso de conducir.

Autius, cuenta con un método propio, donde el alumno se organiza sus clases, horarios, y puede consultar tutoriales. Todo desde su móvil a través de la app y una zona personal llamada My autius.

Gracias a la metodología de aprendizaje y al seguimiento personalizado desarrollado por Autius, en la fase teórica saben el momento exacto en que los alumnos están preparados para ir al examen y aprobar.

En la fase práctica miden su evolución en cada clase, lo que permite conocer el momento idóneo para que el alumno se examine favoreciendo el aprobado y no haciendo más clases de las que necesarias y con ello un sobrecoste.

Comentarios