Bantierra presenta sus resultados con un beneficio neto de 7’7 millones de euros

Caja Rural de Aragón, Bantierra, presentará los resultados del ejercicio 2018 en el transcurso de las Juntas Preparatorias que comenzarán mañana en distintas localidades de su ámbito de actuación, previas a la Asamblea General de Socios que tendrá lugar el 31 de mayo en Zaragoza.
En concreto, las juntas tendrán lugar el día 15 de mayo en Cariñena, Huesca y Jaca; el día 16 en Barbastro, Logroño, Veruela, Monzón, Ejea de los Caballeros y Calatayud y, el día 17, en Zaragoza, Sariñena y Caspe.

La primera entidad aragonesa de crédito cooperativo cerró el ejercicio de 2018 con un beneficio de 7,7 millones de euros. Una cifra que es un 15 por ciento menor que el año anterior, justificada por la venta en diciembre de 2017 de la unidad de negocio denominada Caja Abogados. Sin tener en cuenta este hecho relevante, el beneficio del pasado ejercicio se incrementaría en un 29%.
La Entidad gestionó casi 7.800 millones de euros de negocio minorista, un 0,8% más que el año anterior, gracias al incremento de la inversión rentable (+1,3%) y los depósitos de los clientes (+2,6%).

Durante 2018, Bantierra concedió más de 14.500 operaciones de préstamo y crédito por un volumen de 725 millones de euros, un 15% más que en 2017. De éstas, el 40% se destinaron al sector agroalimentario, el segmento tradicional de actuación de la Entidad. Con ello contribuyó a la reactivación de la economía de los territorios donde opera.

Además, la Caja continuó siendo líder en Aragón en la gestión de las ayudas PAC. Una de cada tres solicitudes de estas subvenciones se tramitó y domicilió en Bantierra.

Por otra parte, las políticas de gestión del riesgo y el crecimiento de los recursos propios situaban la solvencia de la Entidad en el 14,34%, frente al 13,69% del año anterior. Ello supone un superávit de recursos propios de 169 millones de euros, sobre la decisión de capital del regulador.

Otro aspecto fundamental para la Entidad en 2018 ha sido la continua gestión de los activos improductivos. Esta política le ha permitido reducir la morosidad hasta el 6,1% frente al 7,2% del año anterior. La Entidad realizó un esfuerzo adicional en saneamientos en el ejercicio elevando la ratio de cobertura hasta niveles del 70% casi diez puntos por encima de la media del sector.
Por otra parte, Caja Rural de Aragón finalizó el año con una ratio LtD (préstamos sobre depósitos) del 85%, porcentaje que ofrece una clara muestra de su situación holgada de liquidez.

Además, la reordenación geográfica y la focalización del negocio en su zona tradicional de actuación realizada a finales de 2017, además de suponer importantes sinergias, tuvo como consecuencia el incremento de su cuota de mercado en todas las provincias con presencia: Zaragoza, Huesca, La Rioja y Lleida (31 puntos básicos en las provincias aragonesas y 7 puntos básicos en el resto).

Caja Rural de Aragón contaba al finalizar 2018 con más de 6.000 nuevos socios, alcanzando ya los 115.000. Personas, cooperativas y pymes que continúan depositando su confianza en el nuevo proyecto de la Entidad aragonesa, que ha hecho de la cercanía, la sencillez, la colaboración y el entusiasmo sus señas de identidad.

La Entidad siguió trabajando en su transformación digital, pero sin perder los valores básicos de cercanía y trato personal que caracterizan a la primera cooperativa aragonesa de crédito.
De hecho, de sus 226 oficinas, 117 se encuentran en poblaciones menores de 2.000 habitantes y, 40 de ellas, en localidades con menos de 500 habitantes.

Los clientes usuarios de banca móvil crecieron durante 2018 en un 41,64 por 100, y en un 31,16% los que cambiaron su correspondencia en papel a los distintos soportes digitales con los que cuenta Bantierra. Dentro de su cadena de valor, Caja Rural de Aragón forma parte de la Unión Nacional de de Cooperativas de Crédito (UNACC), del Grupo Caja Rural, así como de la Asociación Española de Cajas Rurales y del Banco Cooperativo, uno de los principales grupos financieros del país.

Cabe resaltar también que más de 50.000 personas han participado o se han beneficiado de las distintas becas, exposiciones, eventos e iniciativas puestas en marcha por la Fundación Caja Rural de Aragón, el alma de la Caja, que se encuentra inmersa en la celebración del 20 aniversario de su creación.
Actividades que se vienen desarrollando en más de un centenar de localidades del ámbito de actuación de la primera cooperativa aragonesa de crédito.

Sobre los resultados del ejercicio anterior, el presidente de Bantierra, Luis Olivera, ha destacado tres aspectos fundamentales. En primer lugar, el crecimiento de socios; en segundo, el liderazgo que la Entidad sigue teniendo en la tramitación de las ayudas PAC y, por último, las más de 5.000 operaciones de préstamo o crédito destinadas al sector primario.

“Esta cifra viene a ratificar nuestro compromiso con la vertebración del medio rural y nuestra decidida apuesta en la batalla que libramos contra la lacra de la despoblación”, aseguró Olivera.
Por parte, el director general, Luis Ignacio Lucas Domínguez mostró su “satisfacción por unos resultados razonablemente positivos en los que las cifras de solvencia y liquidez han visto reflejadas el buen trabajo que se ha realizado durante el ejercicio 2018”.

El primer ejecutivo de la entidad aragonesa quiso hacer énfasis en la “actitud positiva y el entusiasmo de los empleados de Caja Rural de Aragón. Unos valores que se muestran en la mejora de la dinámica comercial y del negocio, generando valor”.

Por último, Lucas quiso referirse a la “constante digitalización en la que estamos inmersos, ofreciendo a nuestros clientes la tecnología óptima para gestionar sus finanzas. Todo ello, sin olvidarnos de las personas y de la cercanía, nuestro valor estrella por excelencia”.

Comentarios