epa

CC. OO., tras conocer la EPA, insta al Gobierno de Aragón a que inicie la Estrategia Aragonesa de Recuperación Social y Económica


Ante la gravedad de la situación y el riesgo de una crisis que termine destruyendo decenas de miles de puestos de trabajo en Aragón, CC. OO. insta al Gobierno de Aragón a que se inicien de forma inmediata los trabajos en la mesa para la Estrategia Aragonesa de Recuperación Social y Económica. Resulta prioritario elaborar un Plan de Choque contra la crisis que permita recuperar la economía y el empleo destruidos sobre la base de una transición justa a un modelo productivo sostenible, la cohesión social y un trabajo digno y con derechos.

En este mismo sentido, CC. OO. plantea al Gobierno de España seguir adoptando medidas para proteger a los colectivos más vulnerables. Valora positivamente la extensión de la protección social que se ha venido realizando en las diferentes normas, la cobertura otorgada para esta situación tan dramática sigue siendo insuficiente. El sindicato recuerda que siguen estando desprotegidos colectivos muy importantes, y en especial las personas desempleadas, muchas de ellas paradas de larga duración, que han agotado o van a agotar la prestación o subsidio, o quienes sean despedidas y no hayan cotizado el tiempo suficiente para obtener prestación.

Según los propios datos del INE, sólo el 65% de los desempleados tienen algún tipo de cobertura. Además, las cuantías y duración de algunas prestaciones extraordinarias aprobadas son muy insuficientes. No debemos olvidar tampoco a quienes trabajaban en la economía sumergida sin derechos ni cobertura alguna, situación que se ha agravado especialmente si tenemos en cuenta el obligado confinamiento. Por todo esto, CC. OO. de Aragón defiende que se adopten las medidas necesarias para garantizar una renta suficiente a la población durante todo este período excepcional afectado por la pandemia, a todas las personas que carezcan de empleo, prestaciones u cualquier tipo de renta de subsistencia. El Gobierno de España debe garantizar la subsistencia de todas las personas incrementando la cuantía y duración de algunas prestaciones extraordinarias porque son claramente insuficientes. En este mismo sentido, urge la puesta en marcha de una renta mínima garantizada mientras dure este período excepcional para que llegue a todas las personas que carezcan de empleo, prestaciones o cualquier tipo de ingreso