epa

CEOE Aragón habla de malos datos de ocupación y empleo en el primer trimestre, que todavía no reflejan todo el imparto del Covid-19


CEOE Aragón indica, en su análisis que la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2020 muestra un descenso de la ocupación y un aumento del desempleo en términos trimestrales que, sin embargo, todavía no refleja la magnitud del impacto en el empleo de la paralización de gran parte de la actividad económica a causa del Covid-19. Este efecto queda diluido en la estadística, puesto que esta recoge las encuestas realizadas durante 13 semanas de enero a marzo, mientras que el estado de alarma se inició solo en las dos últimas semanas del periodo.

En suma, para CEOE Aragón, aun siendo negativos, los datos de la EPA hechos públicos este martes todavía no reflejan el efecto sobre el empleo de la crisis asociada al Covid-19 y las medidas adoptadas para superarla. Sí anticipan parte de su impacto, que está siendo y va a ser muy duro para empresarios y trabajadores.

No obstante, dicen los empresarios aragoneses, Aragón y su economía tienen fortalezas importantes para impulsar la reactivación como la fuerza de su cadena alimentaria y su relativa especialización industrial, diversificada pese a la importancia del automóvil. Tanto para estos sectores como especialmente en los que más están sufriendo con esta pandemia (restauración, hostelería y turismo, y comercio no alimentario), CEOE Aragón considera prioritario procurar liquidez a las empresas por vías tanto fiscales como crediticias y administrativas, así como iniciar cuanto antes la reactivación económica con seguridad y planes de impulso del consumo especialmente local, y de sectores tractores tanto de la creación de empleo como de otras actividades.

En este sentido, valora positivamente la autorización por el Gobierno de Aragón para que las empresas aragonesas puedan realizar test de Covid-19 a sus empleados con todas las garantías y como medida clave de seguridad para sus trabajadores, así como el diálogo y búsqueda de unidad en la estrategia de reactivación con la concurrencia indispensable del diálogo social.