economía

CEOS-CEPYME Huesca rechaza el pacto entre Gobierno y Bildu para derogar la reforma laboral

Aseguran que el pacto alcanzado es de una irresponsabilidad mayúscula y tendrá unas consecuencias negativas incalculables en la economía española

Reunión de la Junta Directiva de CEOS-CEPYME Huesca, presidida por José Fernando Luna
Imagen de archivo de una reunión de una Junta Directiva de CEOS-CEPYME Huesca, presidida por José Fernando Luna


La Confederación Empresarial de la provincia de Huesca (CEOS-CEPYME Huesca) ha mostrado con total rotundidad su rechazo al acuerdo alcanzado entre la coalición PSOE y Unidas Podemos y EH Bildu para derogar la reforma laboral a cambio de su apoyo a la última de las prórrogas del estado de alarma. Consideran que este pacto supone un desprecio indignante al diálogo social, al que dinamita; al papel que la propia Constitución otorga a los agentes sociales y, en este sentido, a las propias instituciones del Estado en el momento más delicado de la economía española y, por tanto, cuando este diálogo se hace más necesario.

CEOS-CEPYME HUESCA ha hecho llegar a los presidentes del gobierno central y autonómico, consejeros, ayuntamientos, comarcas y Diputación Provincial de Huesca, entre otros organismos públicos, un documento de "Propuestas Empresariales para salir de la crisis generada por la pandemia del Covid-19", en el que se recogen diversas medidas de orden social, sanitario, económico y fiscal, empresarial y laboral, dando especial importancia a la necesidad de inyectar al sistema a través de las empresas para poder mantener y generar empleo, contribuyendo así al desarrollo socioeconómico de la provincia. Precisamente, se incide en la necesidad de dotar de la suficiente flexibilidad laboral a las empresas para adaptarse a las necesidades productivas.

La patronal oscense asegura que el acuerdo para derogar en su totalidad la reforma laboral desoye también las recomendaciones emitidas este miércoles por la Comisión Europea, en las que plantea la necesidad de fundamentar la recuperación a medio plazo en medidas de apoyo al empleo tomadas de acuerdo con los interlocutores sociales, tales como la flexibilización de las condiciones laborales.

Aseguran que el pacto alcanzado es de una irresponsabilidad mayúscula y tendrá unas consecuencias negativas incalculables en la economía española y en la confianza empresarial tanto nacional como internacional, que impactarán de forma profundamente negativa en el empleo.

En estos momentos, en los que el propio Gobierno aborda con patronal y sindicatos medidas de flexibilidad en el ámbito laboral para garantizar la subsistencia de miles de empresas y millones de empleos, en los sectores más castigados por el COVID-19, es totalmente incoherente y contrario suscribir un acuerdo para dar un paso atrás e incrementar la rigidez en el mercado laboral.

De esta forma, se echarán por tierra todos los esfuerzos realizados para, a través de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), lograr hibernar las plantillas y salvaguardar millones de puestos de trabajo.

Comentarios