laboral

Ceos-Cepyme Huesca pide aplazar el registro de la jornada de los trabajadores

Los empresarios consideran que no se ha desarrollado correctamente la norma de aplicación

junta directiva CEOS-CEPYME Huesca
junta directiva de CEOS-CEPYME Huesca

Ante la incertidumbre creada por la obligación de llevar un registro de la jornada por parte de todos los trabajadores de las empresas a partir del día 12 de mayo, desde la Confederación Empresarial de la provincia de Huesca (CEOS-CEPYME Huesca) se solicita la suspensión de dicha medida, hasta que no se desarrolle reglamentariamente. Consideran que la nueva regulación limita las facultades de dirección y organización del empresario y sustrayendo flexibilidad y dinamismo a las nuevas formas de trabajo.

Desde CEOS consideran que las empresas, especialmente las pymes, llevan años comprometidas con un modelo cimentado en la confianza en las relaciones laborales, situando a la empresa en un ámbito de colaboración basado en la implantación de medidas de flexibilidad laboral y el trabajo por objetivos, cuestiones que incrementan la productividad; el compromiso con la organización y la satisfacción de los empleados; la mejora del clima laboral que favorece la conciliación de la vida personal, familiar y profesional; impulsan los índices de retención del talento; la salud y confort de los trabajadores; y por último reducen las tasas de absentismo y de rotación, y el estrés asociado a la actividad laboral.

Por ello desde CEOS-CEPYME HUESCA consideran que esta norma va en contra de los procesos renovadores de la gestión de personas que buscan construirse sobre la base de la confianza, pues medidas arcaicas como ésta apuestan por procesos de control de presencia que trasladan recelo y rigidez. Además el control diario en plantillas compuestas por trabajadores a jornada completa puede producir el efecto contrario al perseguido, pues en determinados sectores y en pequeñas empresas en las que hasta ahora existía cierto grado de flexibilidad -en cuanto a los descansos o a la conciliación de la vida familiar, permisos,…- se va a implantar ahora una tasación y riguroso control, en el que el trabajador se convertirá, en ocasiones, en deudor de horas.

Para el empresario, además, puede suponer la asunción de un rol de control que deteriore las relaciones profesionales y personales, y puede llegar a convertirse en la única herramienta de control de medición del trabajo efectivamente desarrollado, lo que a nuestro entender sería dar un paso atrás en las relaciones laborales. Y todo ello al margen de la inversión económica que supone implantarlo, o la carga de trabajo que genera este nuevo requerimiento.

Por su parte, CEPYME Aragón advierte de las incertidumbres del registro de la jornada laboral y solicita su paralización y también ha solicitado la suspensión temporal de las obligaciones derivadas de la misma hasta que se haga el desarrollo normativo correspondiente, dada la peculiaridad de muchos sectores para aplicarla.

Comentarios