IRpf

Comienza la campaña de la Renta 2020

Este miércoles se puede empezar a presentarla por vía electrónica

La campaña llega con novedades sobre todo para las personas que han estado en ERTE
La campaña llega con novedades sobre todo para las personas que han estado en ERTE


Este miércoles, 7 de abril, la Agencia Tributaria dará inicio a la Campaña de la Renta correspondiente al pasado año 2020 y que finalizará el próximo 30 de junio. En esta jornada comienza el plazo de presentación y tramitación por internet de los borradores de renta, y ya a partir de mayo se pondrá en marcha la atención telefónica y presencial para que los contribuyentes puedan llevar a cabo su declaración. Este año deberán prestar mucha atención a su declaración quienes estuvieran en ERTE el año pasado, al haber tenido al menos dos pagadores, lo que podrá tener repercusiones.

A partir del 4 de mayo se podrá solicitar la cita previa para realizar la declaración por teléfono mediante el plan “Le llamamos”, que la Agencia Tributaria implantó el año pasado. Para recibir atención presencial habrá que esperar al 2 de junio. El 25 de junio finalizará el plazo para las declaraciones con resultado a ingresar con domiciliación bancaria.

Deben declarar sus rentas de forma obligatoria quienes cuentan con rendimientos de trabajo iguales o inferiores a los 22.000 euros anuales, siempre que procedan de un solo pagador.

Una de las principales novedades de este año es que la pandemia provocada por la covid-19 ha provocado un parón laboral en muchos sectores que ha obligado a las empresas a acogerte a ERTEs para que los empleados pudiesen seguir obteniendo parte de su salario. Todos aquellos contribuyentes que estuvieran en situación de ERTE en algún momento de 2020 verán reflejados al menos dos pagadores en la declaración de este año: la prestación temporal del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), junto a la nómina de la compañía de la que formen parte. Esto supondrá que muchos trabajadores que en años anteriores no tenían la obligación de hacer la declaración sí la tendrán que realizar este año, puesto que el límite mínimo de ingresos con más de un pagador se reduce a 14.000 euros.

Y en cuanto a las retenciones, si los trabajadores afectados por un ERTE han recibido cuantías pequeñas, lo más lógico es que el SEPE les haya aplicado un porcentaje muy bajo de retenciones, y ello va a suponer que les resulte una cuota a pagar en la declaración.

A estos trabajadores, a quienes les resulte la declaración a pagar, podrán hacerlo en seis plazos, en lugar de los habituales dos. 

Por otro lado, los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital (IMV) están obligados a presentar la declaración de la Renta en los ejercicios en los que se perciban. Aunque el Ingreso Mínimo Vital es en sí mismo una renta exenta, sí que deberán declararse, como rendimientos del trabajo, las cuantías que superen los 11.279,39 euros, en el caso de que, junto al IMV, se perciban otras ayudas a colectivos con riesgo de exclusión social. Los receptores deberán declararlo y tributar por el exceso.

La prestación extraordinaria recibida por el cese de actividad de autónomos se califica como un rendimiento de trabajo, no como un rendimiento de actividades económicas. Por tanto, aunque su origen esté en la actividad económica del autónomo, no se trata de un ingreso por ello y no puede calificarse como rendimiento de actividades económicas.

Y también hay disminución de los límites de las aportaciones a planes de pensiones con derecho a reducción, que pasa de 8.000 a 2.000 euros.

Comentarios