salud pública

Las comarcas de Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera cumplen un mes en fase 2

La zona está sufriendo las limitaciones que supone el encontrarse durante tantas semanas con más restricciones que otras zonas

Monzon
Imagen de Monzón / Monzón

Muy pocas horas después de entrar en la normalidad, la DGA publicaba una orden, el lunes, día 22 de junio, por la que regresaba a la fase 2 a las comarcas de Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera. Un brote surgido en una empresa de Zaidín con ramificaciones en las tres zonas provocaba la reacción de las autoridades sanitarias para atajarlo.
Durante este mes la zona ha sufrido las consecuencias derivadas de los aforos, limitaciones en hostelería o las recomendaciones de no salir de las tres comarcas. La situación sólo se aliviaba ,de alguna manera, con la subida a la fase 2 flexibilizada, insuficiente para distintos sectores como el comercio, que tras un arranque positivo después del confinamiento, las cifras de ventas no acompañan aún siendo período de rebajas, como explica la presidenta de la Asociación de Empresarios Monzón y Cinca Medio, Beatriz Arregui, ya que al miedo sanitario al seguir fuera de la normalidad, se suma el miedo económico.

Arregui fase

Beatriz Arregui, presidenta AEMC

Lo mismo se podría aplicar a la hostelería que tuvo que cancelar los primeros eventos importantes para adaptarlos a los nuevos formatos. Según fuentes del sector, hay miedo a entrar a comer en los restaurantes, así que muchos han optado por paliar esos menús con comida para llevar, que sólo es un pequeño parche con respecto a otros años y que hace que algún establecimiento se plantee su cierre.
En este mes, alcaldes como el de Monzón, Isaac Claver, pedían que se les dieran datos por localidades para conocer la situación de contagios en cada pueblo para poder actuar mejor. En este sentido, cuando parecía que estaba controlado e incluso desde la DGA se explicaba a los presidentes de La Litera o Cinca Medio la posibilidad de salir de la fase 2, se producía algún brote que impedía el salto a la normalidad. El último era en Albalate de Cinca donde una semana después está controlado con los 29 temporeros aislados y sin aportar nuevos casos desde el Centro de Salud de la localidad.
En este período Zaidín ha dejado de ser un foco y no reporta nuevos casos, el Centro Reina Sofía con 15 casos también superaba la cuarentena con éxito y se declaraba libre de la covid-19 y el centro parece estar ahora en la zona de Fraga, que es la que más contagios aporta y que ha supuesto su vuelta a la fase 2 sin flexibilidad.
El Cinca Medio, tras un mes de fase 2, espera que las cifras les permitan volver a la normalidad, para lo que consideran importante el cambio habido en el reporte de la DGA, que ahora es por centros de salud. En la jornada del jueves no se notificaba ningún positivo con pruebas PCR.


Comentarios