economía

Diciembre, con una caída de casi el 8%, cierra un mal año para la venta de vehículos

La mitad de los vehículos matriculados eran de gasolina

El sector está preocupado por el incremento del impuesto de matriculación que llega en enero
El sector está preocupado por el incremento del impuesto de matriculación que llega en enero

Un mes más, las cifras no han sido buenas en lo que hace referencia a las matriculaciones de turismos y todoterrenos en la provincia de Huesca. En diciembre se vendieron 380 unidades, 34 menos que en el mismo mes del año anterior, con un descenso del 7,99%. En el cómputo anual, en 2020 se matricularon 3.120 vehículos en el Alto Aragón, 1.061 menos que durante todo 2019, por lo que la caída se cifra en un 25,38%.

En el resto de Aragón, la situación ha sido muy similar. La caída anual de Teruel fue del 25,04%, y la de Zaragoza del 19,72%.

Para particulares, en diciembre, se matricularon 234 vehículos, 12 menos que en diciembre de 2019, con una caída del -4,88%. Para empresa fueron 139, lo que supone 28 menos, un -16,77%. Por lo que respecta al total de los doce meses, para particulares se vendieron 1.957 (696 menos), un -26,23%, y para empresas fueron 1.115 (385 menos), un -25,67%.

El 44,21% de los vehículos matriculados fueron de gasolina. El 30,26% fueron diésel, y un 25,53% fueron híbridos o eléctricos. En el acumulado del año, el 50,26% de los vehículos fueron de gasolina.

Noemi Navas, directora de Comunicación de ANFAC, explica que 2020 cierra con una fuerte caída del 32% y una cifra de ventas cercana a las registradas en la crisis y deja un difícil entorno para el sector de la automoción en 2021. La recuperación, que depende de la evolución de la pandemia y de la crisis económica subsiguiente, se va a complicar por la subida del impuesto de matriculación en enero y el fin del plan RENOVE, que deja 200 millones de euros sin consumir .

Por su parte, Raúl Morales, director de comunicación de FACONAUTO, indica que las ventas de vehículos del mes de diciembre son engañosas porque, sin las numerosas automatriculaciones que han hecho los concesionarios y sin las compras adelantadas para evitar la subida del impuesto de matriculación a partir del 1 de enero, las cifras habrían sido aún peores. En cuanto al año, sólo se puede calificar como de malo, porque no se ha podido compensar los dos meses de cierre de los concesionarios ni el impacto de las restricciones de movilidad de después del verano. Sólo el Plan Renove y el esfuerzo hecho por el sector han impedido que la caída fuera finalmente más importante. Añade que 2021 será aún muy complicado, particularmente el primer semestre, y estarán a expensas de dos circunstancias: el cómo influya sobre la decisión de compra la subida del impuesto de matriculación, y de la normalización de la movilidad y de la confianza del consumidor con la progresiva vacunación de la población