presupuestos

Edmundo Bal: "El impuesto al diésel no puede subir, afecta a las clases medias"

El portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal / Jorge París (20Minutos)
El portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal / Jorge París (20Minutos)

Se va allanando poco a poco el camino a los Presupuestos. Cs no va a presentar enmiendas a la totalidad. ¿En qué punto está la negociación?
Siempre hemos dicho que no estábamos negociando los Presupuestos. Fuimos elaborando una serie de condiciones, sin las cuales no íbamos a sentarnos a negociar. El PSOE lo sabía. Es una buena noticia que el documento, que tenemos que estudiar en profundidad, acepta esas líneas naranjas. No significa que vayamos a aprobar los Presupuestos.

Lo más destacable, quizás, es que han pactado con Hacienda que no se subirá el impuesto al diésel. ¿Fue una negociación larga?
Para nosotros era una cuestión importante. Yo más que en el tema del diésel me fijo en nuestra línea central que es que la subida de impuestos no afecte a las clases medias y trabajadoras. Esta ha sido la columna vertebral. Hay muchos impuestos en los que hemos conseguido cosas. No hay más que ver lo firmado por PSOE y Unidas Podemos y lo firmado ahora. Las cosas que no están ahora y sí estaban en el otro documento las ha conseguido Ciudadanos.

¿Cuáles?
El Impuesto de Sociedades al 15%, que el IVA no se grave ni a la sanidad privada ni a la educación privada. La señora Celáa, de hecho, trata de acabar prácticamente con la educación concertada y con la educación especial. Esto es algo muy importante porque afecta a muchísimas familias. En el IRPF la idea que tenía Podemos era subirlo a quienes ganaran más de 130.000 euros. Ya se ha visto que la base imponible ha cambiado (200.000 euros) y ya no son clases medias.

¿Están a favor de la subida de impuestos a las rentas altas?
No hemos negociado el documento ni hemos impuesto cifras. Hemos puesto nuestras líneas para poder sentarnos. La cifra de 130.000 lo hemos puesto en tela de juicio. También hay que entender al Gobierno, que ha querido negociar en primer lugar entre socios. Es lo lógico. Nosotros dijimos lo que nos tenían que dar.

¿A qué se refiere?
Por ejemplo, para nosotros era importante que se aprobase un plan contra el fraude fiscal que puede suponer un incremento de recaudación de hasta 800 millones de euros. Igual que no gravar más al diésel, es algo que afecta a las clases medias y trabajadoras, porque los coches diésel no los tienen los ricos.

¿Cómo encajan entonces la negociación Cs, Esquerra, PSOE, Podemos...?
Vamos a intentar unos PGE que sean moderados, pragmáticos y sobre todo que Bruselas nos compre. Bruselas nos está prestando dinero y tú no prestas dinero a alguien que crees que no te lo va a devolver. Hay que dar una imagen de país serio. El Gobierno ha cumplido con las cosas que planteábamos para sentarnos, pero sabe que no va a tener en la firma final a ERC, Bildu y Cs. Tendrá que elegir.

¿Cuáles serían las claves de Cs para la recuperación?
Sanitaria, económica y la transparencia democrática. Necesitamos un plan nacional de emergencia con criterios objetivos, científicos, sanitarios e iguales para todo el territorio nacional. Hemos propuesto que se acepten los criterios europeos en relación con las tasas de contagios, fallecidos, etc. Queremos que sean igualitarios, no nos parece bien este estado de alarma que Sánchez ha hecho delegándolo en las comunidades autónomas. Ha intentado no desgastarse políticamente. Eso nos parece mal.

¿Y para la economía?
Tenemos ahí otro estado de alarma y se hace sin abrir un paquete de ayudas económicas. Nos podemos imaginar uno fácilmente: el ocio nocturno. El toque de queda va a afectar a este sector y a muchos otros. Y luego, transparencia democrática. Cuando uno restringe las libertades de los ciudadanos de esta forma hay que acudir al Parlamento a dar explicaciones.

¿Cómo debería ser el estado de alarma?
Proponemos que ese plazo de los seis meses se reduzca a tres siempre y cuando cada mes el presidente venga al pleno del Congreso a rendir cuentas y que el ministro Illa comparezca cada quince días en la Comisión de Sanidad al mismo efecto. Me parece prudente.

¿Ustedes para el CGPJ plantean que los jueces sean elegidos por los jueces, ¿qué salida le ven a este asunto?
Nosotros planteamos la elección de los jueces y magistrados entre los propios jueces y magistrados. El PP y el PSOE se han venido repartiendo los cargos. Y luego se habla de magistrados conservadores y magistrados progresistas y eso es algo que me da vergüenza porque la ideología no debería ser un adjetivo. El PP está en la oposición y cambia de criterio, lo mismo que hace Podemos ahora que está en el Gobierno y está mirando a ver qué pilla. Los únicos que no escuchan esta cuestión ahora son el PSOE y Podemos. El resto de opiniones son demoledoras: esos 12 vocales tienen que ser elegidos por jueces y magistrados.

¿Cómo salió Cs de la moción de censura?
Era muy previsible lo que iba a pasar. Era una moción que no iba a aportar nada a la solución de la epidemia, que es donde nosotros nos encontramos. Ser útiles a los españoles, hemos respondido con responsabilidad y con sentido común. Nos lo hemos impuesto en ese lema de salvar vidas y salvar empleos.

¿Cree que el enfado de Vox podría poner en peligro los gobiernos autonómicos?
Ellos verán. No sé cómo explicarían a su electorado que en Andalucía volviera a gobernar Susana Díaz o que por un berrinche den el Gobierno de una comunidad o de un ayuntamiento al PSOE de Sánchez. Ellos que se presentan como si fueran la única oposición real, porque a los demás nos desprecian. Espero que decidan con cabeza.

Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado han mostrado numerosas discrepancias, ¿desgasta eso al Gobierno de la Comunidad de Madrid?
Creo que se exageran un poco las diferencias de opiniones. La respuesta que el Gobierno madrileño está dando a los problemas es unida. Se puede tener distintas opiniones sobre un problema, pero las soluciones son las que son.

Emilio Ordiz / 20Minutos