encuesta empresarial 

El 59% de las empresas de Jaca solicitaron un ERTE, muy por encima de la media nacional

La encuesta muestra un duro golpe en una economía muy ligada al turismo, aunque destacan las empresas que prevén mantener o mejorar empleo, un 41%

Jaca terrazas turismo
El elevado número de empresas ligadas al sector turístico de comercio y servicios afecta directamente al impacto de esta crisis en las empresas de Jaca

La gran mayoría de empresas ubicadas en Jaca se adscriben al sector servicios, son microempresas de hasta 10 trabajadores y están sufriendo más la crisis generada por el coronavirus que la media nacional y regional al haberse visto obligadas al cierre debido a la paralización de los sectores con mayor presencia, el del comercio y la hostelería. Son parte de las conclusiones que arroja la encuesta encargada por el Ayuntamiento de Jaca a la Cámara de Comercio. Este estudio pone en cifras las respuestas de 450 empresas con sede en Jaca.

El estudio se hizo entre el 20 y el 30 de abril. Del censo de más de 900 empresas, se decidió apartar del estudio algunas que, por ejemplo, no presentaban actividad desde hace meses. Tras esta criba se han recibido 450 encuestas, el número total con el que se ha hecho el estudio. De ellas, 171 solicitaron un ERTE antes del 30 de abril, lo que supone un 38%, pero si eliminamos de este cómputo los autónomos sin trabajadores a su cargo el estudio concluye que el 59% del total de empresas con más de un trabajador en Jaca presentaron un ERTE antes del 30 de abril (171), y que la gran mayoría de ellos (93%) fue de suspensión de contratos, lo que significa que sus puertas cerraron al público.

El análisis también refleja que la mayoría de las empresas y autónomos de Jaca son del sector de servicios (83%), lo que incrementa más el porcentaje de ERTES (64% del total de todas las empresas de servicios). Con todo ello, los técnicos de la Cámara de Comercio hablan de que “existe en el municipio de Jaca un impacto mayor (el doble) que la media en España”. La media nacional es de un 18% de empresas que han presentado ERTE frente al 38% del total de Jaca (contando los trabajadores autónomos).

El 87% sufrió una reducción de facturación del 50% o más
Este impacto negativo se revela también en las ventas, donde un 87 % de las empresas ha sufrido una reducción de la facturación del 50 % o superior. Además, una parte sustancial de empresas ha procedido a realizar cambios organizativos internos tales como teletrabajo, y redistribución de la jornada.

Las dificultades expuestas por las empresas son también de carácter externo, debido a las situaciones complejas que afectan a clientes, proveedores, abastecimiento de EPI y retrasos de pagos.

En el plano económico y financiero, las medidas más representativas adoptadas corresponden con la solicitud por prestación extraordinaria por cese de actividad (178 solicitudes), solicitud de aplazamiento de tributos (162) y la concesión de créditos (120 solicitudes). Se aprecia cierta dificultad en la obtención de los créditos ICO.

El nivel de gasto mensual medio por empresa sigue siendo relevante, incluso en empresas con cierre temporal, al contar con determinados gastos fijos. Esta situación provocará la búsqueda de estructuras flexibles que variabilicen en cierta medida los gastos fijos.

Expectativas de las empresas
Las empresas prevén para 2020 una importante reducción de la facturación: el 71 % prevé una reducción de las ventas en un 50 o 75 %. Sin embargo , destaca el volumen de empresas que prevé mantener el empleo en 2020, o mejorarlo, un 41 % del total. Este dato se interpreta también como un signo de responsabilidad social y de compromiso de las empresas por mantener los niveles de empleabilidad.

Todavía un 65 % de las potenciales empresas inversoras pretende abordar estas inversiones, sujeto a que vaya mejorando la situación o puede apoyarse en algún tipo de ayuda. Esta crisis, en opinión de un conjunto de empresas mayoritario (60 %), va a generar cambios estratégicos en las líneas de negocio y orientación de la actividad. Se abre por tanto una etapa de reinvención y emprendimiento que requerirá apoyos económicos y, sobre todo, técnicos en la adaptación empresarial para la supervivencia.

Conclusiones
Respecto a la situación actual, cabe destacar en el análisis del tejido empresarial:
-El alto impacto de los ERTE en el municipio, superior a las medias nacionales y dado el peso específico del subsector comercial, turístico y otros servicios relacionados.
-En un 87 % de las empresas se muestra una reducción de facturación durante el estado de alarma en valores superiores al 50 %.
-Las medidas adoptadas más repetidas por las empresas en referencia a solicitudes a la Administración son la concesión de créditos, fundamentalmente créditos ICO, la solicitud de prestación extraordinaria por cese de actividad y solicitud de aplazamiento de tributos.
-La dificultad de empresas con actividad nula o parcial y que continúan con cierto nivel de estructuras fijas de gastos, fundamentalmente alquileres.
-Actividades empresariales que no se han paralizado se enfrentan a dificultades en la cadena de producción y distribución, por inactividad en algunos casos de proveedores o clientes, y otros inconvenientes en el aprovisionamiento de EPI.

Se espera por parte de una mayoría de empresas una gradual recuperación del nivel de actividad previo a la crisis, aunque en un plazo no inferior a seis meses. En el caso de la actividad turística, no hay plena confianza que haya una temporada estival del todo normalizada.

Se desbroza por tanto “un alto impacto de la crisis en el tejido empresarial jaqués si bien existen ciertos elementos que apuntan ya a una recuperación gradual más basada en la intencionalidad de las empresas en reorientar su actividad, continuar las inversiones, y mantener el empleo, que en los indicadores económicos previstos”, concluye el estudio de la Cámara de Comercio de la provincia de Huesca, elaborado con un presupuesto de 9.000 euros aportados por el Ayuntamiento.

Esta encuesta servirá para establecer los criterios con los que las empresas accederán a las ayudas aprobadas en el último pleno municipal. 510.000 euros para subvenciones a fondo perdido y 800.000 euros para créditos sin intereses.

Comentarios