agricultura 

El campo aragonés depende en un 90% de la mano de obra inmigrante

UPA pide formación para este colectivo en el medio rural

Trabajadores en la recogida de la oliva
Trabajadores en la recogida de la oliva

La organización agraria UPA ha puesto sobre la mesa la necesidad de realzar una radiografía completa del colectivo migrante tan necesario para sostener el sector primario en Aragón y en la provincia de Huesca. Desde UPA se indicaba que es necesaria una formación profesional para estos trabajadores que ascienden a 15.000 cada año en Aragón y que en el caso de Huesca “afecta” a la zona oriental de abril a octubre con la campaña de la fruta.

José Manuel Roche, secretario de UPA
CORTE ROCHE 1 MIGRANTES 08

Anuncio SER de Campo
SER de Campo

“El medio rural ofrece oportunidades a las personas migrantes que acuden a nuestro país a desarrollar un proyecto de vida. Su grado de integración y su calidad de vida son buenos, pero siempre cabe mejorar”, han señalado desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos. Una mejora que debe ser afrontada por las Administraciones “sin demora”, con recetas que, señalan desde UPA, demuestran que lo que necesitan los migrantes y los autóctonos rurales es “básicamente lo mismo”: servicios, mejora de las infraestructuras, políticas que faciliten el acceso a la vivienda y al empleo, muy especialmente fomentando el emprendimiento.

Durante la pandemia, la sociedad ha sido más consciente de que el medio rural nos alimenta a todos, “pero el medio rural no es una entelequia, somos personas, agricultores y ganaderos, que con nuestro trabajo producimos alimentos para toda la sociedad. Y en esa labor, el trabajo de los migrantes es, y seguirá siendo, fundamental”, aseguran desde UPA.

Comentarios