gastronomía

El cultivo de la judía caparrona de Monzón es muy laborioso

En la actualidad se recogen unos 500kg después  que se recuperase la producción

Carlos Trallero
Carlos Trallero en un acto de promoción / Economía

Carlos Trallero es junto a Jesús Raluy y Javier de Pablo, presidente de la Asociación de Productores de la Judía Caparrona, son los únicos que a fecha de hoy se dedican al cultivo de la misma en un proyecto que se iniciaba con el apoyo del CEDER Zona Oriental.
Trallero es claro a la hora de explicar el motivo por el que hay tan pocos productores y no es otro que es muy laborioso su cultivo puesto que se hace con cañas y se recoge a mano, por eso los que han acudido a ser preparados no han durado.

Caparrona 2019

Ahora los productores se preparan para iniciar su plantación en junio cuando la tierra está caliente, ya que fracasaba un intento de hacerlo en otoño.
La producción del último año fue de 500kg de los que se comercializaron 300kg en bolsas de medio kilo que duraron muy poco. La idea es ir incrementando la producción, que como apuntaba, Trallero por el no va a dejar de producirse una vez se ha recuperado la legumbre.

Recientemente, la judía caparrona tenía protagonismo dentro del programa del II Congreso Hecho en Los Pirineos, ya que Trallero participaba en la presentación del libro de Ismael Ferrer “Monumentos del Reino Vegetal del Pirineo Central”, que dedica varias páginas a hablar de esta legumbre. Finalizada la presentación, Ismael Ferrer y el cocinero Roberto Aragón prepararon varios platos de judías de diferentes variedades, entre ellos un bizcocho de judía caparrona al aroma de azafrán de Castilsabás.
Además, en ese foro Antonio Arazo elaboró un tradicional recau “a su manera” incluyendo entre otros ingredientes, judía caparrona de Monzón.


Comentarios