ECONOMÍA 

El Gobierno aprueba un nuevo impuesto de plusvalías

Este nuevo impuesto sustituye la tasa que el Constitucional declaró ilegal. Los Ayuntamiento están pendientes de conocer "la letra pequeña" 

El Gobierno ha aprobado este lunes un nuevo impuesto de "plusvalías municipales" con el que sustituir la tasa que el Constitucional declaró ilegal. El Ejecutivo -al contrario que hasta ahora- reconocerá que el precio de la vivienda puede bajar para que el impuesto no salga a pagar. El nuevo impuesto, que se aprueba hoy vía Real Decreto Ley, va a corregir lo que el Tribunal Constitucional lleva reclamando desde el año 2017: que los ayuntamientos no pueden ganar más si el contribuyente pierde dinero vendiendo su casa, es decir, si la vivienda baja de precio. Según informa la Cadena SER 

Para eso, el Ejecutivo, según confirman fuentes de Hacienda, creará nuevos coeficientes que calcularán el impuesto sobre el valor catastral de la vivienda que se vende y los actualizará cada año, de forma que, si se vende un inmueble con pérdidas, el contribuyente quedará exento de pagar ese impuesto.

En Aragón 
A la espera de conocer la letra pequeña. Así están los ayuntamientos aragoneses, tras el anuncio - en el Consejo de Ministros - del nuevo impuesto de plusvalías que sustituye la tasa que el Constitucional declaró ilegal.

Corrige lo que el Tribunal Constitucional lleva reclamando desde el año 2017: que los ayuntamientos no pueden ganar más si el contribuyente pierde dinero vendiendo su casa, es decir, si la vivienda baja de precio. Con la suspensión, quedaban en el aire, en Zaragoza, el ingreso de 45 millones de euros en 2022, otro millón y medio de euros en Huesca y 800 mil en Teruel.

El Ministerio de Hacienda crea nuevos coeficientes y los actualizará cada año, de forma que, si se vende un inmueble con pérdidas, el contribuyente quedará exento de pagar ese impuesto.

Si, por el contrario, sí se gana dinero, entonces Hacienda dará dos opciones para el pago: pagar basándose en el nuevo valor catastral y los nuevos coeficientes o pagar una tasa sobre la diferencia entre el valor de compra y el valor de venta.

Ahora, los ayuntamientos tiene 6 meses para adaptar sus normativas y empezar a cobrar este nuevo impuesto que sustituye a la plusvalía.