agricultura 

El PAR exige que defienda y proteja a los ganaderos y sus medios de vida ante los ataques del lobo

La formación política sigue con esta reivindicación tras los ataques sufridos por una explotación ganadera en Tardienta 

Explotación de ovejas en la comarca de Los Monegros
Explotación de ovejas en la comarca de Los Monegros

Lucía Guillén, diputada del Partido Aragonés en Cortes de Aragón por Huesca y portavoz parlamentaria del PAR en Desarrollo rural, ha exigido al Gobierno de Aragón “que se ponga de una vez al lado de los ganaderos, de sus familias, de las gentes de Tardienta y Monegros, que sienta su inquietud ante la presencia del lobo y la incomprensión de la DGA”.

Guillén ha mantenido contacto con la portavoz del Partido Aragonés en el Ayuntamiento de Tardienta y con Pedro Pérez, titular de la explotación que este martes sufrió un nuevo ataque con el resultado inicial de diez animales muertos (tres cabras y siete ovejas).

La diputada del PAR ha reafirmado su respaldo a los acuerdos de las instituciones de Monegros, Tardienta y otras localidades así como las reivindicaciones de las organizaciones de ganaderos, en el sentido de reclamar medidas efectivas frente a esta situación que, desde hace dos años, mantiene en vilo a diferentes poblaciones y en particular, al sector ovino.

Según Guillén, “esas medidas inmediatas pasan, en este momento, por la captura y traslado a un hábitat adecuado del ejemplar de lobo detectado, que procede de otros territorios y aquí no encuentra más forma de subsistir que atacar al ganado”.

“La ganadería es esencial es las zonas rurales aragonesas, social, cultural, económica y ambientalmente”, ha afirmado la diputada del PAR, “y se trata de defender y proteger a los ganaderos y sus medios de vida, apoyar a los pueblos y su futuro. No puede proclamarse la lucha contra la despoblación si ponemos o no evitamos dificultades añadidas a una actividad ya dura”.

Para Guillén, “es indudable que no se dan las condiciones para pretender que el lobo se asiente en Monegros, como hace el Gobierno de Aragón que, además, no concreta esa intención en una actuación amplia y eficaz que conserve la ganadería y respete a los ganaderos y sus animales. Las indemnizaciones que actualmente se conceden no bastan porque no tienen en cuenta todos los daños que a veces se manifiestan con posterioridad en la salud del ganado y, sobre todo, no valoran la desesperanza de quienes tratan de sacar adelante su explotación, un sentimiento que puede conducir al abandono. Hay que promover su continuidad y crecimiento, no una condena”.

Comentarios