municipal 

El PAR plantea reducir impuestos municipales en Barbastro

Sigue pendiente el grupo de trabajo que estudiará rebajar la presión fiscal y que fue aprobado a iniciativa del PAR

María Jesús Morera
María Jesús Morera, portavoz del PAR en el Ayuntamiento de Barbastro.

El Partido Aragonés (PAR) de Barbastro ha reclamado al gobierno del Ayuntamiento que impulse “cuanto antes, un debate abierto para la reforma de las ordenanzas fiscales municipales, con el objetivo de determinar una reducción de impuestos y tasas que pueda alcanzar y beneficiar a todas las familias, establecimientos, profesionales y empresas de la ciudad”. El criterio del PAR es “ayudar y apoyar en estos duros momentos, mediante la congelación, rebaja y bonificación de los tributos a las economías familiares, la actividad y el empleo, con especial atención a los sectores más perjudicados por la pandemia y las restricciones para luchar contra el virus”.

Así lo ha explicado, la portavoz del Partido Aragonés en el Ayuntamiento de Barbastro, María Jesús Morera, que ha reclamado la constitución del grupo de trabajo sobre las ordenanzas, que debe estudiar la rebaja de impuestos y tasas, según fue aprobado en el último pleno ordinario, a través de una propuesta de resolución presentada por el PAR.

En la iniciativa que fue formulada por Morera, se acordó crear “en la Comisión de Hacienda y con asistencia de los servicios técnicos, un grupo especial de trabajo con el objetivo de analizar las ordenanzas fiscales municipales a fin de elaborar un dictamen que contemple las posibles reducciones de impuestos y tasas en los ejercicios 2020, 2021 y 2022 para promover la actividad y beneficiar a sectores sociales y económicos especialmente perjudicados por la crisis actual de la pandemia”.

“Este órgano especial sigue pendiente -ha recordado la portavoz del PAR- y los grupos de gobierno no pueden limitar esa reducción a sus propias ideas sino contar con la colaboración y mano tendida de otros grupos, ni pueden restringir su planteamiento a aspectos como el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO) o la tasa de terrazas, sino que se trata de llegar a cuantos vecinos sea posible, a todos, analizando todas las ordenanzas. Los plazos son ajustados, pero es factible si se coopera con intensidad. En el PAR, estamos dispuestos a hacerlo”.

La propuesta del PAR incidía en que “la política fiscal y tributaria es una de las grandes herramientas de que disponen las administraciones públicas a fin de incentivar la actividad, potenciar determinados sectores económicos y sociales, hacer frente a situaciones de crisis, trazar estrategias y ejercer su esencial tarea de prestación de servicios, ejecutar inversiones de interés general y, con un carácter más conjunto, redistribuir la riqueza por vía directa o indirecta”. Esas metas son especialmente importantes, según María Jesús Morera, “en las presentes circunstancias provocadas por la pandemia”, ya que “el dinamismo de empresas y establecimientos, con su consiguiente sostenimiento y creación de empleo, se ha visto duramente golpeado al restringirse necesariamente el consumo, las perspectivas de inversión, los intercambios”.

Por ello, desde el PAR se apunta a “opciones en relación con el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de rústica, locales comerciales, despachos profesionales, naves industriales, etcétera; el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), el impuesto de construcciones para instalaciones con concretos usos, tributos y tasas que interesan al sector comercial, hostelero, turístico, cultural…”, adoptando “una visión general y aprovechar todas las alternativas de bonificaciones, exenciones, rebajas, aplazamientos, no solamente en este 2020 sino previendo con tiempo, las acciones en política fiscal y tributaria municipal de cara a 2021, siempre condicionado a que los ingresos municipales necesarios no se vean comprometidos, en especial los imprescindibles programas sociales y de servicios básicos”.

Comentarios