economía

Febrero, otro mal mes para el sector del automóvil

De nuevo, los vehículos de empresa mejoran las cifras anuales, que lastra el mercado de particulares

Vehículos de empresa en un concesionario
Se han vendido 12 vehículos de empresa más que en 2019, pero 16 menos que el pasado mes de enero


Las matriculaciones de vehículos y todoterrenos el pasado mes de febrero deja datos negativos en la provincia de Huesca. El pasado mes se vendieron un total de 292 vehículos, lo que supone un -14,37%. Son 49 menos que el mismo mes del año anterior, cuando se vendieron 341. Y en el acumulado de enero y febrero, se llevan vendidos 637, 44 menos que en los dos primeros meses de 2019.

De los 292 vehículos matriculados en febrero, 168 fueron para particulares, un -26,32%. Fueron 32 menos que en febrero de 2019, y 60 menos que el mes anterior, enero.

Para empresas se matricularon 123, un 10,81% más, puesto que fueron 12 más que en febrero de 2019, pero son 16 menos que en enero.

Del total, 149 vehículos eran de gasolina, 95 diésel, 37 híbridos y 11 eléctricos.

En las otras dos provincias, la situación también ha sido negativa. Las ventas en Teruel han disminuido un -3,42%, mientras que en Zaragoza la caída ha sido del -21,58%.

Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto indicaba que el dato final de matriculaciones de febrero hubiera sido mucho peor sin las automatriculaciones de última hora, que han hecho crecer artificialmente el canal de empresas. Los particulares y las familias, sin embargo, siguen postergando o desechando su decisión de cambiar de vehículo. Las empresas del sector del automóvil aseguran que esta situación lastra la economía y el empleo, por lo que se necesitan con urgencia modificaciones regulatorias que aclaren el camino a los ciudadanos en la transición tecnológica que se vive.

Por su parte, según la directora de Comunicación de Ganvam, Tania Puche, “la incertidumbre regulatoria y el enfriamiento de la economía, golpeada por aspectos coyunturales como el coronavirus, hacen mella en las expectativas del comprador, lastrando las ventas, especialmente del canal particular que sigue cayendo a doble dígito.