turismo

Incertidumbre en el sector turístico de Sobrarbe ante la entrada del nivel 3 de alerta

La Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe se suma a las reivindicaciones de las asociaciones intersectoriales del sector

Imagen de la fachada del hotel en Arcusa, por la noche.
Imagen de la fachada del hotel en Arcusa, por la noche.

La Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe ha querido sondear a sus socios sobre la situación actual y hacer un diagnóstico del estado del sector tras el anuncio por parte del Gobierno autonómico del nivel de alerta 3 en el conjunto del territorio aragonés, así como del confinamiento perimetral de las capitales de provincia. De este diagnóstico destaca la especial preocupación e incertidumbre del sector, cualquiera que sea el valle.

Varios empresarios han optado por cerrar sus establecimientos hoteleros antes de lo previsto o adelantar sus vacaciones y ver cómo evoluciona la situación. Esto es especialmente dramático en cuanto a que esos establecimientos solían estar abiertos todo o gran parte del año.

Preocupación asimismo a nivel económico ya que varios se plantean hacer un ERTE si no mejora la situación y no abrir hasta Semana Santa. También se da el caso de los autónomos que quieren reanudar su prestación, pero no pueden acogerse por no haber facturado menos este trimestre con respecto al año anterior… aunque en noviembre no facturen nada.

“La verdad es que es una pena que estemos peor que al principio”, añade una de los socias. Las estrictas medidas sanitarias y la climatología de la zona hace imposible que se desestacionalice el turismo, que no encontraría oferta de servicios en un territorio que destaca por la exquisitez de su gastronomía y de sus alojamientos.

Por esa razón, desde la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe se suma a las reivindicaciones de las asociaciones intersectoriales de las zonas del Pirineo y por supuesto a las de la Asociación de Hostelería de Huesca como representante del sector para pedir una flexibilización de las medidas adoptadas y no condenar la hostelería y restauración a una muerte anunciada.

Comentarios