economía 

La agencia de empleo de Cáritas atiende a 500 personas al año consiguiendo un 20% de colocación

En algunos sectores la cifra de colocación puede llegar al 40%.

Jorge Torre
Jorge Torre

Cáritas Diocesana Huesca continúa trabajando en su proyecto de Agencia de Colocación para que los demandantes obtengan una salida laboral. Cada año unas 500 personas son atendidas desde esta institución con un perfil cada vez más variado. El porcentaje de "éxito" se sitúa entorno al 20%. En estos tiempos que nos está tocando vivir, se indica desde Cáritas, la crisis sanitaria ha servido de revulsivo para crear puestos de trabajo en el sector de la dependencia, pero también en esta segunda fase ha cerrado muchas puertas especialmente en esta época de verano con un sector servicios muy mermado. 

Jaime Esparrach, desde Cáritas Diocesana Huesca
CORTE ESPARRACH 1 TRABAJO 27 
También ha cambiado el perfil del usuario. 
CORTE ESPARRACH 2 TRABAJO 27
La crisis económica y sanitaria ha colapsado la búsqueda de empleo en todos los sectores. Un problema grave para todos, pero especialmente para los que menos tienen o son más vulnerables
CORTE ESPARRACH 3 TRABAJO 27

La agencia de colocación, que desde 2017 tiene su oficina en la plaza Unidad Nacional, 7 de Huesca, atiende a personas con perfiles muy dispares. Desde jóvenes oscenses que tras terminar sus estudios universitarios buscan su primer empleo, refugiados con alto nivel académico que una vez aquí encuentran problemas para convalidar sus estudios o personas muy vulnerables que ni siquiera pueden enviar un curriculum.

wer

Trabajo a distancia y crisis económica
Durante el Estado de Alarma y aún en la actualidad, la Agencia de Colocación ha visto modificado su manera tradicional de trabajo, pasando al teletrabajo la mayoría de tiempo lo que complica una labor donde la cercanía es fundamental en muchos casos. Ahora que se ha impuesto el distanciamiento social tienen que combinar el trabajo presencial con el telemático, perdiendo en este último caso parte de la esencia del acompañamiento y seguimiento.

“Nuestro trabajo no finaliza cuando la persona encuentra trabajo ya que la temporalidad hace que muchos de esos trabajos solo duren unos meses y luego la persona vuelva a inscribirse con nosotros. También hay gente que no pasa el periodo de prueba, por lo que el seguimiento es constante. Más en estos momentos en los que la crisis, de nuevo, ha golpeado fuertemente a la clase trabajadora que es el perfil de personas que acuden a nosotros. Aunque el distanciamiento dificulta el seguimiento, nosotros vamos a poner todo el esfuerzo para que el usuario tenga esa sensación de acompañamiento en todo momento” indica Jorge Torre. 


Comentarios