tribunales 

La DGA recurrirá para evitar aplicar restricciones más severas a la hostelería

El auto suspende la modulación establecida en la orden, no la normal legal que regula el paso de toda la Comunidad a un nivel dos de alerta sanitaria

Sede del Gobierno Aragonés
pignatelli

Los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón alegarán de forma inmediata ante la sección primera de la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, oponiéndose al mantenimiento de la medida cautelarísima acordada en el auto del citado tribunal. La resolución judicial suspende la modulación establecida en la orden para la hostelería, pero no la entrada en vigor de la norma legal por la que se estableció el paso a nivel de alerta sanitaria 2 ni el resto del contenido de la orden. Así, la aplicación del régimen legal, sin las modulaciones hoy suspendidas, implica ahora el cierre del ocio nocturno y reducciones en los aforos y en el número de personas por mesa.

El auto suspende la modulación establecida en la orden, no la normal legal que regula el paso de toda la Comunidad Autónoma a un nivel dos de alerta sanitaria (Decreto-ley 4/2021, de 8 de julio). Dicha orden flexibilizaba las restricciones que aparecen en el nivel dos por ley, una flexibilización que el Departamento de Sanidad justificó en que la aplicación de dicho régimen, en toda su intensidad, es perjudicial para los sectores económicos afectados e innecesaria para hacer frente, de forma adecuada y preservando los intereses generales, a la actual situación epidemiológica.

Las alegaciones del Gobierno de Aragón tratan por tanto de evitar que, en lo relativo a hostelería y ocio nocturno, entre en vigor el nivel dos de alerta sanitaria establecido en la legislación vigente sin ningún tipo de modulación y que suponen, inmediatamente, el cierre del ocio nocturno y mayores restricciones para la hostelería, como aforos del 50% en terrazas con mesas de máximo seis personas o la prohibición del autoservicio en buffet. Cabe recordar que los puntos de la orden ahora suspendida permitían el ocio nocturno y aforos del 100% en terrazas con mesas de hasta diez personas.