economía

La memoria anual de la Lonja de Binéfar, un reflejo de lo vivido en los mercados con la pandemia

La Lonja ha informado de forma semanal y abierta de todas las cotizaciones, lanzando mensajes de transparencia y tranquilidad

Sede de la Lonja Agropecuaria de Binéfar (foto: Google maps)
Sede de la Lonja Agropecuaria de Binéfar (foto: Google maps)

La Lonja Agropecuaria de Binéfar presentaba este miércoles la Memoria Anual de 2020, un resumen de las distintas mesas de precios de vacuno, ovino, porcino, alfalfa y cereales y que ayuda a comprobar que se trata de un reflejo exacto de lo que posteriormente pasó en los mercados de estos sectores. El vacuno soportando un año complicado con precios bajos; el ovino, que venía de un mal año, presentó un balance más positivo; el porcino fue el sector que mejor sobrellevó la crisis; los cereales fueron de menos a más y acabaron el año con precios al alza, mientras la alfalfa ha vivido un año muy tranquilo.

Por lo que respecta al vacuno, se indica que tuvo un año "complicado", muy crítico y marcado semana tras semana por la preocupación y la incertidumbre en su comercialización. Se destaca que no se podían hacer predicciones de ventas, y todo, sacrificios y ventas dependían de un mercado cambiante.

La importancia de la hostelería para la venta de las partes nobles del vacuno, se vio con claridad a lo largo del año. Los cierres en toda la geografía española, más o menos severos, afectaron a la ventas a lo largo de todo el año. En el vacuno destacaron los precios bajos, muy por debajo de otros años en todas las categorías y clasificaciones. En especial, en los meses de julio y agosto, la falta de movilidad y de turismo afectó mucho al consumo de carne, y no fue hasta diciembre cuando se empezó a ver la luz al final del túnel, con alguna subida en los precios, y siempre partiendo de un precio muy bajo. La explicación que se da es que a finales de año ya no había tanta oferta de animales para sacrifico en las explotaciones ganaderas.

La memoria de la Lonja indica que la covid-19 se hizo notar en el mercado de la carne, a pesar de ser un servicio esencial, en un país de productores de alimentos de calidad. Además, ha quedado demostrado que la ganadería no es la culpable de la contaminación mundial, puesto que siendo los mismos animales, la contaminación se redujo drásticamente durante los confinamientos.

Para el ovino, que venía de un 2019 muy crítico, el balance del año fue más positivo. Se hundió en marzo y abril a precios de hace diez años, pero se fue recuperando poco a poco, gracias sobre todo a la exportación. Y es que aparecieron por sorpresa dos mercados muy importantes, Jordania y Arabia Saudí, y se llevaron todo el cordero sobrante. Además, Francia compró con mucha fluidez a lo largo del año. Todo esto permitió respirar a la producción con unos precios interesantes en el último semestre del año.

El porcino fue la carne que mejor sobrellevó la crisis de este año 2020. Nunca llegó a pérdidas como sí sucedió en vacuno y durante algunos meses en ovino. Hubo fluidez en las ventas hacia el mercado chino, lo que le dio agilidad durante todo el año, con una actividad muy dinámica en un contexto desfavorable. Hay que destacar que se trata de un mercado que estuvo muy presionado en el norte de la Unión Europea, debido a la covid-19 y a la presencia de la peste porcina africana en Alemania. Bajaron por lo general los precios, pero se venía de un precio muy alto. Hay que recordar también que en Aragón y Cataluña se concentra la mayor capacidad de sacrificio de España con muchas explotaciones en pocos kilómetros a la redonda.

En el mercado de los cereales, 2020 fue un año complicado pero no difícil. Comenzaron el año con tranquilidad y se hundieron los precios durante los meses centrales del año, principalmente en la cebada. El maíz, la cebada y el trigo se mostraron alcistas durante la recta final del año contagiados por el ánimo de los fondos de inversión. Esto crea una enorme preocupación en el sector cárnico ya que los costes de alimentación se disparan. Y finalmente, en la alfalfa, el mercado ha sido excesivamente tranquilo, con un precio más o menos estable durante todo el año y con muy pocos movimientos.

Se recordaba, por último, que durante toda la crisis sanitaria, la Lonja de Binéfar ofreció de forma semanal y gratuita, a través de su página web, todas las cotizaciones semanales y los comentarios de cada sesión. Además, realizó distintas notas de prensa para dar al sector un mensaje de transparencia y tranquilidad en un momento en el que los mercados estaban inmersos en una situación de incertidumbre y mucha preocupación.