comunicación 

La radio comercial pide al Gobierno un plan de ayudas para mantener las emisiones y el empleo

Fernando de Yarza, presidente de Henneo y de la Asociación Mundial de los Editores de Prensa exige ayudas a los medios de comunicación

wer
wer

La sociedad española vive una situación sin precedentes, de efectos demoledores sobre la población y sobre el tejido empresarial a propósito de la pandemia desencadenada por el coronavirus (Covid-19). La radio comercial -representada por la AERC- no es en absoluto ajena a esta realidad, que está resultando también demoledora para su modelo de negocio, debido a una caída en la facturación publicitaria inédita en la historia de este medio. Un descenso que alcanza hasta el 80% en comparación con el mismo periodo que el año pasado y que pone en grave riesgo la continuidad de las emisiones.

Fernando de Yarza  López-Madrazo, presidente del Grupo Henneo 

La radio es, ahora más que nunca, un servicio público esencial para la sociedad, asumiendo un papel fundamental a la hora de transmitir mensajes que ayuden a contener la pandemia. Para ello, las cadenas se ven obligadas a incrementar la oferta informativa al máximo de sus capacidades productivas, y así poder atender la demanda social de información y la cooperación con las instituciones públicas y sanitarias.

Fernando de Yarza, presidente de Henneo y de la Asociación Mundial de los Editores de Prensa, ha sido entrevistado en la cadena SER y ha expresado su gran preocupación por la situación que se está viviendo en la sociedad por la emergencia mundial sanitaria y en concreto, se ha referido a la afectación de la crisis en los medios de comunicación.

Fernando de Yarza ha señalado que la preocupación es máxima “porque después de unos años durísimos, que han venido acompañados de expedientes de regulación y de ajustes derivados de la crisis y de la transformación digital, esta pandemia global llega en el momento en el que empezábamos a sacar la cabeza. Llega en el peor momento posible y pone en riesgo un servicio público al ciudadano como somos los medios de comunicación, pero también pone en riesgo miles de puestos de trabajo si no se aplican las medidas de ayuda necesarias”.

De Yarza, en referencia al imprescindible papel de los medios como instrumentos para que los ciudadanos ejerzan su derecho a la información, motivo por el que no pueden ni deben cesar en su actividad, a diferencia de otro tipo de empresas, ha agregado que ahora se está trabajando más que nunca, pero “el modelo publicitario ha caído. Necesitamos, principalmente, financiación a corto plazo. Necesitamos un puente que nos haga cruzar este problema de liquidez que vamos a tener en las próximas semanas. Esto va a retratar el compromiso que tienen las administraciones con la libertad de prensa y con los medios de comunicación”.

De Yarza exige ayudas a los medios de comunicación

Y esta labor se hace desde cada una de las cadenas de radio comercial, que -desde sus respectivas líneas editoriales- difunden información precisa, veraz y contrastada por sus equipos de profesionales. La compañía es un valor consustancial al medio radio. Y ahora, más que nunca, este valor se convierte en imprescindible para miles de personas (muchas de ellas mayores) que viven en soledad el confinamiento.

El paquete de medidas económicas aprobado el pasado 17 de marzo por el Gobierno de España no da respuesta a las necesidades de las radios comerciales. La singularidad de este medio hace muy complicado a las empresas editoras acogerse a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), toda vez que, sin el trabajo de los profesionales, sería imposible emitir una programación comprometida con el servicio público.

Para evitar que -a la salida de la pandemia- el deterioro de nuestras empresas se traduzca en destrucción de puestos de trabajo y en pérdida del pluralismo informativo como sostén de la democracia, la Asociación Española de Radio Comercial (AERC) urge la adopción por parte del Gobierno de España de un plan específico de ayudas e incentivos a este medio, que remedie su situación, en tanto persista la casi ausencia de publicidad en medio de esta emergencia nacional.

De no ser así, la supervivencia de la radio (un servicio público esencial, generador de empleo y contribuyente de la pluralidad informativa en un Estado de Derecho) quedaría seriamente comprometida.

Comentarios