La tasa de paro se sitúa en el 9,97% de la población activa en Aragón

En la provincia de Huesca se sitúa en el 9’99%.

Taller de chapa
Taller de chapa

De acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística, en el segundo trimestre de 2018 el mercado laboral aragonés continuaba mostrando un buen comportamiento tanto en comparación interanual como trimestral, con un considerable aumento del empleo y una fuerte caída del desempleo. Por su parte, la población activa se recuperaba respecto al trimestre anterior, aunque seguía disminuyendo en un año. En la provincia de Huesca se sitúa en el 9’99%.

Evolución anual

En el segundo trimestre del año el número de ocupados en Aragón ascendió a 577.100 personas, es decir 7.300 más que en el mismo período del año anterior, lo que supone un incremento del empleo del 1,3% en tasa anual.
Por su parte, había en Aragón un total de 641.000 personas activas en primavera, 2.100 menos que un año antes, lo que supone una leve disminución del 0,3% en tasa anual.

La combinación de ambas variaciones se tradujo en un descenso del desempleo de 9.300 personas en un año (un -12,8% en tasa anual), dejando el número de parados en 63.900 personas. Con ello, la tasa de paro se situaba en el 9,97% de la población activa aragonesa, es decir, 1,4 puntos porcentuales por debajo del registro del mismo trimestre del año anterior. A su vez, la tasa de paro aragonesa era 5,3 puntos menor a la media nacional en el segundo trimestre de 2018.

Por comparación con el resto de Comunidades Autónomas, Aragón ocupaba la segunda posición en la clasificación de menor a mayor tasa de paro en el segundo trimestre de 2018, por detrás de Navarra (9,93%).

La tasa de paro juvenil, es decir, la que afecta a las personas de entre 16 y 24 años de edad, se situaba en el segundo trimestre de 2018 en el 24,4% de la correspondiente población activa en Aragón, tasa todavía elevada pero que suponía un fuerte descenso de nueve puntos porcentuales respecto a la primavera de 2017, cuando era del 33,4% de la población activa. Por otra parte, en el promedio nacional la tasa de paro juvenil en el segundo trimestre de 2018 se situó en el 34,7% de su población activa.

El número de hogares con todos sus miembros activos en paro durante el segundo trimestre de 2018 se situó en un total de 20.300, lo representaba el 5,3% del total de hogares aragoneses donde había al menos un activo, tres puntos por debajo del promedio nacional.

En el conjunto de España, en el segundo trimestre de 2018 había 1.113.100 hogares con todos sus miembros activos en paro, situándose en el 8,3% del total de hogares con al menos una persona activa.

Evolución sectorial
Atendiendo a los sectores productivos, el principal responsable de la creación de empleo en Aragón en el segundo trimestre del año 2018 seguía siendo el sector industrial, ya que se crearon 16.700 nuevos empleos en un año, lo que se tradujo en un incremento del 16,3% en tasa anual. En segundo lugar se situó la construcción, que anotó un aumento de 1.500 empleos en un año, equivalentes a un incremento del 4,8% en tasa anual.

En los dos sectores restantes el empleo disminuyó en Aragón en la primavera en comparación interanual. Así, descendió en 1.100 personas ocupadas en agricultura (-2,7% anual) y en 10.000 personas en servicios (-2,5% anual).

Evolución por género

Atendiendo al género, el comportamiento del mercado laboral aragonés fue manifiestamente más positivo entre las mujeres una vez más. Así, en el segundo trimestre de 2018 el número de activas aumentó en 500 personas (0,2% anual) hasta alcanzar 295.500 mujeres participando en el mercado de trabajo, de las que 262.500 estaban ocupadas, es decir 12.100 mujeres más que en el mismo trimestre del año anterior (4,8% anual). En consecuencia, el número de paradas disminuyó hasta situarse en un total de 33.000 mujeres, 11.500 menos que un año antes. Con ello la tasa de paro descendió hasta el 11,2% de la población activa femenina, casi cuatro puntos por debajo del registro del año anterior.

Por lo que respecta a los hombres, la evolución era menos halagüeña. Así, en primavera se producía un descenso de la población activa del 0,7% anual, de modo que en Aragón había 345.500 activos, 2.600 menos que en el mismo período del año anterior. También disminuía el número de ocupados un 1,5% anual, contabilizándose 314.600 hombres empleados, 4.800 menos que un año antes. Sumando ambas variaciones, el número de parados aumentaba en 2.200 personas en un año hasta quedar en 30.900 varones sin empleo, el 8,9% de la población activa masculina, tasa siete décimas más elevada que la observada el año anterior.

Comentarios