economía

Las empresas catalanas siguen trasladando su sede social a la provincia de Huesca

En los primeros nueve meses y medio han abandonado Cataluña rumbo a Huesca 16 empresas, la mayoría procedentes de Barcelona

Sede Registro Mercantil de Huesca
Sede del Registro Mercantil de Huesca


Un total de 16 empresas catalanas habían solicitado el traslado de su sede social a la provincia de Huesca a lo largo de este año, debido a la situación de indefinición que se vive en la comunidad autónoma vecina. Son datos del Registro Mercantil de Huesca, a fecha 14 de octubre, una vez que se habían cumplido dos años desde la fecha del referendum ilegal que se celebró en Cataluña el 1 de octubre de 2017, y pocos días antes de la sentencia del “Procés”. Vienen a sumarse a las 95 empresas que el año anterior habían solicitado el cambio.

En total son pues 111 empresas que han abandonado Cataluña. Este año, han sido 16: de ellas, 14 procedían de Barcelona, una de Tarragona y otra de Lérida.

wer

Los datos económicos, en el conjunto nacional, hablan de unas 5.000 empresas, las que habrían trasladado su domicilio social a otras autonomías desde que hace ya más de dos años estalló el conflicto.

En comparación con otras comunidades o provincias, la cifra de empresas que habrían llegado al Alto Aragón no es muy elevada, pero el goteo ha continuado siendo constante. En todo este tiempo, las empresas catalanas que han solicitado el cambio son en su mayoría de Barcelona y Lérida. Este año, han sido principalmente las barcelonesas, con un total de 14.

Hay que recordar que el Registro Mercantil recibe primero la comunicación y, posteriormetne, llega toda la documentación. Se trata de un proceso que supone la ejecución de varios trámites, en diferentes plazos, por lo que la inscripción no es inmediata y puede retrasarse varias semanas.

Los traslados de empresas buscan una mayor seguridad económica, ante las situaciones de polémica o de inestabilidad política, que no ha cesado desde aquel referendum ilegal del 1-O, las elecciones catalanas de 21 de diciembre de 2017, que tardaron casi 5 meses en dotar a Cataluña de un nuevo presidente, la llegada de Torra a la presidencia de la Generalitat y la parálisis política pero también presupuestaria que se arrastra desde entonces.

El traslado del domicilio social de una empresa es un primer paso, que hace referencia a lo que es la ubicación del centro de decisión. Lo siguiente sería, en una segunda fase, el traslado de domicilio fiscal, con lo que llegaría el pago de impuestos en esta provincia. Y aún habría un tercer paso, a medio-largo plazo, con lo que sería el traslado del centro de producción.

Comentarios