ECONOMÍA

Las Enduro World Series Zona Zero Sobrarbe dejan un impacto económico de un millón de euros

Durante la semana de la competición se registrarán 10.000 pernoctaciones en la comarca de Sobrarbe, con más de 500 riders y 5.000 espectadores

Enduro Zona Zero presentación 2018
Ruiz de Eguilaz, Fuentes, Campo y Bergua en la presentación de los recorridos de competición en las Enduro World Series Zona Zero Sobrarbe.

Las Enduro World Series organizadas por Zona Zero Sobrarbe dejarán un impacto económico de cerca de un millón de euros durante la semana de la competición. Es el cálculo de la organización, que prevé 10.000 pernoctaciones durante la semana en toda la comarca; la llegada de 500 riders profesionales, 200 corredores amateurs y una treintena de equipos profesionales; unos 5.000 espectadores, más de 50 periodistas acreditados y 200 voluntarios.

Jorge Ruiz de Eguilaz, presidente de Zona Zero Sobrarbe, expresaba que el objetivo no es “conseguir resultados a corto plazo, sino que todo este turismo sea respetuoso con el medio ambiente, con el territorio y con quienes vivimos en él todo el año”.

ENDURO IMPACTO 2018

Este viernes se presentaban en la sede de la Comarca de Sobrarbe, en Boltaña, los recorridos preparados para esta séptima etapa de las Enduro World Series. Dos días de competición (sábado y domingo), a los que se suma la ‘challenger’ del viernes, un recorrido para los corredores amateurs.

Enrique Campo, presidente de la Comarca de Sobrarbe, destacaba que albergar las Enduro World Series es uno de los acontecimientos más destacados del año en la comarca, junto a la celebración del Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

ENDURO CAMPO 2018

Además del acontecimiento deportivo, las Enduro World Series Zona Zero Sobrarbe, suponen un gran revulsivo social para toda la comarca gracias a las actividades paralelas programadas. Una parte importante de esta programación es la prevista en el Colegio Asunción Pañart de Aínsa, donde los pequeños recibirán la visita de corredores y equipos profesionales, y trabajarán en el proyecto ‘Aula en bici’ de la DPH. Israel Fuentes, profesor de Educación Física del centro, destacaba la implicación de los chavales y la pasión por la bicicleta que se vive en Aínsa.

ENDURO COLEGIO

Condiciones técnicas de las carreras

Tal y como ha explicado el presidente de Zona Zero, Jorge Ruiz de Eguilaz, la EWS Zona Zero-Sobrarbe apuesta en esta ocasión por dos días de competición muy diferenciados en el que se realizarán un total de siete especiales (tramos cronometrados), con un descenso acumulado de -3.110 metros, un ascenso de +2.597 metros y un total de 68,50 kilómetros. En ambos días se realizará a primera hora de la mañana un remonte que acercará a los corredores desde Aínsa hacia Escalona (sábado) y Campodarbe (domingo), con la intención de maximizar la diversión de los corredores.

“Este año el recorrido del sábado es muy físico y largo”, ha explicado Ruiz de Eguilaz, con más de 41 kilómetros, 1.800 metros de desnivel negativo y 1.800 metros de desnivel positivo repartidos en cuatro tramos cronometrados: La Collada, San Bizién, Collado de Los Muertos y Cresta del Cuervo. “La primera especial, La Collada, es muy espectacular y si el tiempo acompaña va a ser una de las bajadas más emocionantes de todo el campeonato”.

El domingo 23 la prueba apuesta por la velocidad en los tramos cronometrados y realiza una etapa más suave de tan solo 26 kilómetros, 700 metros de desnivel positivo y 1.300 metros de desnivel negativo que se reparten en tres especiales. Como novedad, un día antes, el 21 de septiembre, tendrá lugar la Challenger, una carrera en la que se disputan varias especiales idénticas a las del mundial, pero con libertad en el orden de salida y tiempo de enlaces. La última especial coincide con el prólogo urbano de esa jornada previa y permitirá competir cara a cara con los mejores corredores del mundo.

La carrera empezará el sábado a las 7.00 horas de la mañana en el castillo de Aínsa donde los corredores cogerán un remonte que los acercará hasta las inmediaciones de Laspuña donde comenzará la salida oficial. Desde allí los corredores tienen dos horas para subir hasta la primera especial, La Collada (6,82Km D- 843m D+ 23m) una de las más esperadas y largas de Zona Zero, la mágica Maxiavalanche de la Peña Montañesa. La segunda especial, San Bizién, (2,250Km D- 330m D+ 0) es un antiguo camino recién recuperado: tramo divertidísimo y rápido, muy sinuoso entre el bosque de carrascas y con pasos técnicos de roca en mitad del tramo y en la parte final. Una vez en Torrelisa, enlace hasta la especial tres, Collado de los Muertos (1,70Km D- 252mt D+ 5m), una de las bajadas que más gustó en la edición de 2015 y que repite de nuevo este año. La última de las especiales también repite, La Cresta del Cuervo (0.80 Km, D- 85m; D+ 5m).

El domingo los corredores saldrán de nuevo desde el castillo de Aínsa en remontes hasta Campodarbe para desde allí atacar la primera especial, el Cerro de la Coasta (2,9Km D- 452m D+ 5m), uno de los descensos más míticos y largos que recorre la arista en un primer tramo de pedaleo y que luego se adentra en un ziz-zag continuo de curvas hasta desembocar en Boltaña. Tras la cancelación en 2015 por un diluvio, Coda Sartén (2,13Km D- 204 D+ 11m) tenía que estar presente en esta edición. Una especial de mucho pedaleo al principio con un final apoteósico por aristas de margas. La última especial de la carrera será el Camino del Fobón en la famosa sierra de Partara (2,35Km D- 329m D+ 12m). De allí, los corredores subirán hasta el castillo de Aínsa donde acabada la carrera se procederá a la entrega de premios.

Para que el público pueda seguir la prueba, se han diseñado unos circuitos paralelos en bici y a pie que ya están publicados en la app ZTRAILS. Además, para el domingo está previsto un servicio de bus que permitirá a los aficionados moverse entre especiales sin tener que coger el coche.

Comentarios