turismo 

Las reservas de última hora marcarán el mes de enero

Se está a la espera de saber cómo será lo que queda de temporada de esquí. La nieve marcará el futuro del sector 

Los hoteles han pasado un mal año
Instalaciones hoteleras y hosteleras 

El sector turístico de la provincia de Huesca cierra unas navidades que han sido calificadas como de “descalabro” y “muy complicadas” debido a las cancelaciones de última hora y que han dejado altibajos. Ocupaciones que dependiendo de días y zonas han llegado al 80 y que han podido descender en pocos días al 40 o incluso menos. Los restaurantes han dejado mejores cifras respecto a las ventas, pero también con las cancelaciones como tónica predominante. Un sector que sigue siendo optimista para lo que queda de enero, mirando a la nieve.

Anabel Costas, vicepresidenta de la asociación provincial de hostelería
COSTAS 1 ENERO 08

Ahora se está pendiente del tiempo y de la nieve para seguir con optimismo la temporada
COSTAS 2 ENERO 08

Con relación a las cancelaciones, Costas indicaba que son un auténtico descalabro para las economías de las empresas.

COSTAS 3 ENERO 08

El sector hotelero mira ahora al tiempo y especialmente a la nieve que se espera que llegue a las pistas para mantener viva la temporada. Se agradecía el trabajo que las estaciones hacen para arreglar la nieve y seguir con buenos espesores y calidades. Eso sí, respecto a la cultura de nieve se indicaba que tiene cambiar entre los aficionados ya que esquiar con sol todos los días es imposible y la nieve es del invierno y por lo tanto puede acarrear “malos días”.

Costas indicaba que esta pesadilla del Covid está siendo insoportable para muchas empresas del sector que abren sus puertas con el cien por cien de plantillas dependiendo de la ocupación que tienes prevista y que en cuestión de horas se puede ver disminuida en un 30 por ciento por las cancelaciones de los clientes.

Costas también ponía de relieve la profesionalidad de los trabajadores de hostelería que trabajan con una gran profesionalidad para evitar contagios entre los compañeros y por su puesto entre los clientes, convirtiendo a la hostelería en lugares seguros.