agricultura

Liven Agro reúne a los productores de maíz en una jornada de puertas abiertas

Se daban explicaciones  a  unos 700 productores sobre la fórmula  para hacer un buen maíz

Liven Agro
Una de las visitas guiadas(Facebook) / Economía


La empresa Liven Agro, afincada en Ariéstolas,  realizaba su primera jornada de puertas abiertas donde ha explicado a 700 productores la fórmula para hacer un buen maíz, a medida, eligiendo entre más de 1.000 variedades diferentes.

Durante la explicación se ha incidido en la importancia de escoger el producto más adecuado para cada ocasión y sacar todo su provecho. Los asistentes han podido visitar los ensayos con los diferentes tipos de maíz, ver la enfermería del maíz, consultar con los técnicos el amplio catálogo para 2019 y las futuras variedades.

Los asistentes disfrutaban de un amplio programa de actos con visitas guiadas por la fábrica o la proyección de un vídeo para descubrir el viaje de un grano de maíz desde el campo hasta llegar a la mesa. La jornada terminaba con una comida y la presentación de los proyectos en los que está metida la empresa.

Además, había un espacio para conocer actividades y empresas colaboradoras como el puerto de Baiona que daba a conocer sus especificidades para el transporte de mercancías o la empresa Yara Ibérica que mostraba su propuesta de fertilización para el cultivo del maíz.

Líder europeo

Liven es el líder europeo en la producción de snacks, popcorn y otros productos para clientes industriales y marcas de distribución. La compañía tiene su sede central en San Cugat (Barcelona) y cuenta con tres plantas industriales situadas en Berga (Barcelona), Ocaña (Toledo) y Ariéstolas.
La firma mantiene una larga trayectoria, ya que desde 1991 produce snacks a través de la transformación del maíz, que en esta parte de la provincia de Huesca es un cultivo estudiado para obtener de él los mejores rendimientos y calidades.

Una de las empresas del grupo, Liven Agro, es la dedicada específicamente a la selección y almacenamiento de grano de maíz. Desde hace 20 años, lleva a cabo ensayos anuales de entre 50 a 60 variedades nuevas, para testar sus características y grado de adaptación a los distintos procesos industriales.

Posteriormente, se seleccionan las más adecuadas para cuatro usos principales: las palomitas, el maíz tostado, el maíz para nachos y el de semolería. Con el paso de los años, la firma ha completado una capacidad de almacenamiento de 95.000 toneladas repartidas entre 60 silos y tres secaderos.

Comentarios