economía

Los transportistas, contrarios al impuesto que gravaría a los camiones extranjeros en Francia

Al ser España un país periférico, los camiones siempre deben atravesar Francia, con el alto coste económico que esto supondría

En un año, han desaparecido 56 empresas de transporte en el Alto Aragón
Los camiones españoles, camino de Europa, deben pasar obligatoriamente por Francia, a la ida y a la vuelta

Tras haberse anunciado a principios de año, se ha reactivado en Francia en las últimas fechas la idea de gravar con un impuesto a los camiones extranjeros que circulen por las carreteras del país vecino, con el fin de participar en los gastos de mantenimiento de su red viaria y tratar de acelerar la descarbonización de la economía. Esta posible medida no gusta a los transportistas altoaragoneses, que la consideran una “barbaridad” y ven en esto un gasto añadido a sus negocios que no podrían evitar, ya que España es un país periférico, y en cada viaje al extranjero que se hace, hay que cruzar Francia.

Fernando Callizo, presidente de la Asociación Provincial de Transportes de Mercancías, recuerda que medidas como esta las contempla la Unión Europea, a través de lo que denominan Euroviñeta, pero que perjudicaría, como casi todas las medidas que se toman sobre el transporte a los países periféricos. La citada Euroviñeta es una cantidad que está pendiente de estipular por kilómetro de carretera recorrido, a través de controles telemáticos.

Los transportistas muestran su preocupación por las repercusiones económicas que esta medida podría tener para sus negocios, ya que se vendría a sumar a lo que tienen que pagar habitualmente en los peajes de las autopistas. Callizo recordaba que quien debería pagar finalmente este tipo de costes es el usuario, pero el transporte es un sector que tiene mucha dificultad para repercutir los costes en los precios de ventas y por lo tanto, en principio, iría directamente a la cuenta de resultados del empresario, que ya no son excesivamente boyantes.

Comentarios