economía

Más de 3.150 trabajadores de la provincia de Huesca continúan en ERTE

CEOE Aragón también destaca como preocupante la cifra de autónomos que han solicitado prestación extraordinaria, debido al descenso de su actividad

CEOS-CEPYME Huesca
CEOS recuerda que hay 3.153 trabajadores en ERTE, más 12.212 parados. Son 15.365 personas que no pueden trabajar


A las cifras del paro de enero conocidas en esta jornada, CEOE Aragón ha sumado otras igualmente preocupantes: en Aragón hay 15.428 personas inmersas en ERTEs, realizados por 4.766 empresas. En la provincia de Huesca, hay 3.153 trabajadores en ERTE, pertenecientes a 936 empresas. Tal y como se recuerda desde CEOS-Cepyme Huesca, si a ellos se suman los parados de enero, 12.212, se puede hablar de casi 15.400 personas que quieren trabajar y no pueden hacerlo.

El número de afectados por estas regulaciones de empleo ha descendido en Aragón en 2.791, un dato que podría considerarse positivo, de no ser porque el desempleo en la Comunidad Autónoma se ha incrementado en una cifra prácticamente idéntica en el mismo periodo.

Para CEOE Aragón, esto muestra claramente que, siendo una herramienta muy útil que está frenando la caída del empleo, los ERTE no son, sin embargo, suficientes para muchas empresas a las que la falta de actividad aboca a realizar despidos y, en el peor de los casos, al cierre.

YOUTUBEINTERACTIVO

También añaden los 9.735 autónomos, muchos de ellos con empleados, que han solicitado prestación extraordinaria en la Comunidad, debido al drástico descenso de su actividad. De esta forma, aumentan a 110.321 las personas que querrían trabajar y no podían hacerlo en el pasado mes frente a las 67.635 que estaban en desempleo en enero de 2020 (todavía sin ERTE ni ayudas a autónomos).

Además de las cifras de desempleo, CEOE Aragón considera especialmente preocupantes las de pérdida de autónomos y empresas, 1.300 en un año según los últimos datos de la Seguridad Social), ya que la destrucción de tejido productivo, con el cierre de empresas y negocios, hace todavía más difícil la recuperación tanto de la actividad económica como del empleo.