salud pública

Se convocará una mesa para buscar una solución de vivienda para los temporeros de Albalate de Cinca

Mientras los  29 temporeros  que han superado la  covid-19 han vuelto al almacén donde infraviven  durante la campaña

Reunión para controlar el brote de covid-19 en Albalate de Cinca
Reunión para controlar el brote de covid-19 en Albalate de Cinca (archivo)

La pandemia únicamente ha sido el detonante de una situación que año tras año se vive en Albalate de Cinca donde los temporeros se ubican en un almacén, conocido como “Casa Grande” y que no reúne las mínimas condiciones higiénicas y sanitarias para su habitabilidad, como explicaba la directora de Cáritas Barbastro-Monzón, Amparo Tierz.
Lugar al que han regresado los 29 temporeros, que permanecían aislados en el pabellón polideportivo de la localidad para superar la covid-19. En este tiempo,no se ha encontrado otra solución, más que su vuelta a la infravivienda, pero Tierz anuncia una mesa en la que estarán comarca, ayuntamiento, empleadores y Cáritas para buscar una solución que los saque de esta situación.

Tierz  albalate

Amparo Tierz, directora de Cáritas Barbastro -Monzón


El almacén, de propiedad privada, se desinfectaba en la jornada del lunes y Cáritas anunciaba que va a seguir apoyando a los temporeros con la toma de temperaturas, comida y otras medidas que les ayuden a mejorar su calidad de vida.

Hace un año, se emitía un informe sobre la situación del inmueble por los servicios de Cáritas. Se mantenían reuniones para buscar una solución y se hablaban de tres líneas: localizar viviendas en régimen de alquiler, acondicionar un almacén o reacondicionar el actual. Desechadas las dos primeras se optaba por la tercera elaborándose una memoria que era entregada a los Servicios Sociales de la Comarca para su valoración y posible ayuda.
A fecha de hoy se sigue mejorando en lo que se puede las condiciones de vida de los temporeros, sin que se haya encontrado la solución definitiva. Recordar que desde la DGA se lanzaba una línea de ayudas para que los empleadores acondicionen espacios para acoger a temporeros de una forma digna.
El almacén se utiliza prácticamente todo el año juntándose 14 en temporadas bajas y casi 40 en las altas.

CRONOLOGÍA
El viernes día 10 de julio, en el control de temperatura que realizaban mediadores de Cáritas, dos temporeros la daban alta, por lo que se daba aviso a las autoridades sanitarias y centro de salud. El sábado daban positivo en pruebas PCR y se aislaban en los vestuarios del campo de fútbol, mientras que se realizaban las pruebas al resto, resultando positivos un total de 29. El juzgado de Fraga mandaba a la Guardia Civil, que mantuviera al grupo aislado mientras se buscaba una solución al confinamiento. Al final, se optaba por el pabellón polideportivo para realizar el aislamiento y se pedía ayuda al Ejército para que montase una zona de literas y un comedor de campaña. La noticia era portada nacional con un amplio despliegue, que se acababa el viernes día 17 de julio, cuando se normalizaba la situación y no había más positivos. Mientras se contrataba a seguridad privada para sustituir a la Guardia Civil en las labores de control del confinamiento. Una vez superada la cuarentena los temporeros abandonaban el pabellón este lunes para regresar al almacén donde infraviven durante la campaña.
El Ayuntamiento mantiene como zonas para posibles covid-19 los vestuarios de las piscinas y los del campo de fútbol.

Comentarios