economìa

Según el Barómetro de la Asociación de Autónomos, casi el 10% de ellos tendrá que cerrar

Uno de cada tres autónomos se plantea reducir plantilla, lo que podría traducirse en 500.00 empleos menos

Porcentaje de la disminución de la facturación que han sufrido los autónomos
Porcentaje de la disminución de la facturación que han sufrido los autónomos


La Asociación de Trabajadores Autónomos ha presentado su séptimo barómetro, con resultados demoledores respecto a su situación laboral y económica, en plena segunda ola de la pandemia. Varias cifras ponen de manifiesto los problemas que están teniendo: la segunda ola se llevará por delante 500.000 empleos en España, y 300.000 autónomos, el 9,9% de los existentes. Hay un millón de autónomos que han facturado o vendido este año una quinta parte que en 2019. En octubre, 300.000 autónomos han solicitado el cese de actividad; el 29,2% de ellos sufre morosidad.

Pero todavía hay más. El 43% de autónomos que cuentan con trabajadores ha solicitado ERTE o tiene previsto hacerlo, y uno de cada tres autónomos con trabajadores se plantea despedir. Sin embargo, el 40% de ellos no tiene liquidez para afrontar despidos, y el 70,2% consideran fundamental para la continuidad de sus negocios mantener los ERTES. Uno de cada dos autónomos prevé que la economía tardará más de dos años en recuperarse.

Los autónomos, además, siguen suspendiendo las medidas del Gobierno y baja ligeramente la valoración respecto al barómetro anterior. Consideran como las herramientas más valoradas para salvar sus negocios, reducción de la cotización y recuperar la prestación extraordinaria por cese.

Las restricciones a la movilidad con el crecimiento del número de rebrotes y contagios, augura un desastre para autónomos, empresas y trabajadores si no se acompaña de un plan urgente de medidas económicas. Por ello, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, asegura que se hace urgente establecer desde ya un plan de emergencia que debería prorrogar las ayudas existentes hasta el 31 de mayo próximo, facilitando la liquidez e impulsando el consumo y la demanda, con el fin de amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre sus negocios.

Los datos se extraen de una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, entre el 23 y 25 de octubre sobre la previsión que tienen respecto a sus negocios.

Actualmente, un 6,5% de los autónomos encuestados, unos 210.000, tienen sus negocios y/o actividades cerradas en estos momentos, de los que el 4% asegura llevar con su negocio cerrado desde el pasado mes de marzo. Además, un 60,7% afirma que aunque ha abierto, está funcionando al 50%. Únicamente el 14,5% de los autónomos encuestados desde ATA asegura que está abierto y funcionando con total normalidad y un 3,7% reconoce estar funcionando incluso mejor que antes de la pandemia.

Los resultados muestran un abrumador 84% de los autónomos que aseguran que la facturación de su negocio se ha visto reducida respecto a la del año anterior. El 8,7% asegura que se ha mantenido y hay un 4,3% que considera que incluso ha aumentado. Un 6,5% de los autónomos que no está ingresando nada.

La morosidad continúa siendo un importante problema para muchos de ellos. En este barómetro uno de cada tres autónomos nos asegura que la sufren (el 33,2%), de los que 17,3% hablan de morosidad por parte de empresas privadas exclusivamente.

La segunda parte de la encuesta analiza las medidas aplicadas para intentar paliar esa bajada de facturación que han tenido la mayoría de los autónomos. Como se muestra en la siguiente tabla, ocho de cada diez autónomos encuestados, el 80,7% afirma no haber solicitado el cese de actividad extraordinario que entró en vigor el pasado 1 de octubre. Frente a estos datos, el 10,7% de los autónomos encuestados, algo más de 300.000 autónomos han solicitado el cese de actividad extraordinario en octubre.

La necesidad de poner en marcha estas prestaciones para autónomos se hace evidente al ver las respuestas del colectivo. Así, siete de cada diez autónomos, el 72,2% considera imprescindible la puesta en marcha del cese de actividad, tanto ordinario como extraordinario, para poder seguir adelante con su negocio. El 18,8% no considera necesario el poder acceder a ninguna prestación para la continuidad de su negocio.

Otra de las posibles soluciones, en este caso para obtener liquidez en los autónomos es la solicitud de financiación, generalmente créditos y específicamente ICOs. Consultados los autónomos en este aspecto, el 43,3% de los encuestados afirma haber solicitado en los últimos meses algún tipo de financiación, de los que al 18,7% este le ha sido concedido sin problemas, al 9% se la han concedido pero por un importe inferior al inicialmente solicitado y un 3,4% está pendiente de respuesta. Y el 12,2% señala que ha solicitado financiación, pero ésta le ha sido denegada.

Frente a estos datos, el 42,4% de los autónomos señala que no ha considerado necesario solicitar financiación y un 13,4% que, aunque hasta el momento no la ha solicitado, tiene previsión de hacerlo a corto/medio plazo.

Una parte importante de los gastos fijos que tienen los autónomos son los salarios y cotizaciones de sus empleados. El 42,9% de los autónomos que tienen trabajadores afirma que ha solicitado un ERTE o tiene previsto hacerlo para poder seguir con su actividad, de los que el 16,5% asegura que ha realizado el ERTE el 100% de su plantilla.

El 42,2% de los autónomos encuestados por ATA afirma que a pesar de toda esta situación mantiene al 100% de la plantilla y el 13,9% señala que se ha visto obligado a despedir. De los autónomos que han afirmado haber tenido que solicitar un ERTE, uno de cada cuatro, el 28,3%, señala que aún no ha incorporado a toda su plantilla. Por el contrario, y no sin un gran esfuerzo en muchos de los casos, seis de cada diez autónomos, el 61,4%, sí han incorporado al negocio a trabajadores, de los que el 35,9% señala que ha incorporado al 100% de los que tenía en ERTE y el 25,5% apunta que ha incorporado a parte de los trabajadores, pero no a todos.

Respecto al mantenimiento de la plantilla tras los seis meses de incorporación el primer tabajador, únicamente el 22,8% de los autónomos que han contestado este séptimo Barómetro de ATA especial por la pandemia de la Covid19 aseguran que podrán mantener a todos sus empleados, porcentaje inferior al barómetro presentado en septiembre, donde era el 27,7% el porcentaje de autónomos que sí preveía mantener el 100% de la plantilla.

El 29,9% de los autónomos asegura que mantendrá algunos empleos pero que se va a ver obligado a no contar con todos los trabajadores que tenía antes de esta pandemia y el 28,8% afirma no poder mantener a la plantilla.
Otro de los problemas a los que se enfrentan ese 58,7% que afirmaba en la anterior pregunta que no iba a poder mantener toda la plantilla, es a hacer frente a los gastos que conlleva el despido de dichos trabajadores.
Así, prácticamente el 60% de los autónomos – concretamente el 57,2% - afirma que si tuviera que hacer frente al despido de alguno de sus trabajadores no tendría la liquidez suficiente para poder finiquitar dichas contrataciones. El 39,8% de los autónomos encuestados afirma que sí dispone de esa liquidez para poder hacer frente al despido de algún trabajador.
Finalmente, siete de cada diez autónomos encuestados, el 70,2%, consideran fundamental para la continuidad de sus negocios en este momento mantener los ERTES.

Una vez más han querido conocer cómo valoran los autónomos las medidas puestas en marcha por las Administraciones públicas. En general y de media, los autónomos suspenden las medidas tomadas por el Gobierno. La nota media es de un 3,08. El 72,87% de los autónomos le han asignado 4 o menos, el 11,2% un 5. Únicamente el 15,93% de los autónomos encuestados aprueban las medidas.

En cuanto a las herramientas que se han planteado parar hacer realidad la recuperación de las actividades de los autónomos en España, los autónomos siguen priorizando la reducción de trabas administrativas como la principal herramienta a implantar (4,8 sobre 5).
Los autónomos consideran muy necesario (una valoración del 4,4 sobre 5) que existan ayudas para el fomento del reemprendimiento y con un 4,3 han colocado en tercera posición la necesidad de dar a conocer con campañas de publicidad específicas el fomento del consumo en comercios de proximidad. Aunque también la valoran como muy necesaria, la herramienta que menos urgente consideran los autónomos (un 3,3 sobre 5) es la necesidad de invertir en planes de internacionalización.

Con el objetivo de buscar soluciones y atajar problemas hemos consultado a los autónomos sobre las medidas o herramientas que creen que son necesarias para no cerrar su negocio.

Destaca como la más valoradas la reducción de la cotización a la seguridad social ligada a la caída de la actividad en un mínimo del 50% con un 4,8 sobre 5, seguida por el restablecimiento del cese de actividad extraordinario para paliar las consecuencias económicas de las medidas sanitarias adoptadas en las zonas donde se declaren nuevos brotes y poder obtener reducciones fiscales, ambas medidas valoradas con un 4,4 sobre 5.
La prórroga de los ERTE hasta abril de 2021 tiene una valoración de 3,9 sobre 5. Y la ampliación y mejora de las líneas ICO un 4,1.