economía 

Tercera Edad en Acción repulsa los nuevos
recortes en las pensiones que anuncia el Gobierno

Ante la inminente reforma de las pensiones, que el Gobierno y los agentes sociales han
acordado recientemente y que se aprobará en los próximos días, el partido político Tercera Edad
en Acción, muestra su gran repulsa. El ministro Escrivá dice que el nuevo “factor de
sostenibilidad” comportará un "ajuste bastante moderado" cuando la generación del baby boom
se jubile. Anuncia, sin ningún pudor, que los baby boomers deberán elegir entre menos pensión o
trabajar más”. Lo que se interpreta como que los que más hemos cotizado deberemos seguir
aportando más o tener menos pensión. Los nacidos en la franja de 1950 y 1975 seremos, una vez
más, los que pagaremos parte de esta factura que el Gobierno quiere imponer, con nuevas
bajadas de las pensiones. No se puede entender que no haya dinero para pensiones, cuando sí lo
hay para el derroche desmesurado en todas las administraciones públicas.
Los baby boomers somos las personas que, con nuestro trabajo y las aportaciones a la caja
de la S.S., a lo largo de la vida laboral, hemos hecho sostenible este sistema. Entendemos que lo
más sensato es que el Gobierno piense antes en qué gastos inútiles debe eliminar, y no en
recortar, una vez más, las pensiones de los jubilados y pensionistas que se encuentran en esa
franja de edad.
Nuestra formación entiende que el futuro de las pensiones es un reto y una obligación, y
que cualquier reforma estructural que se mire a corto plazo, se ha de contemplar con el objetivo a
mayor largo plazo, pero creemos que más que imponer el llamado “índice de equidad”
intergeneracional firmado, el Gobierno debería comenzar por recortar gastos que están haciendo
de nuestras administraciones una ruina, y que deben ser los miembros quienes comiencen a dar
ejemplo y asuman "algo del esfuerzo" que se debe hacer para moderar el gasto en pensiones
durante un periodo concreto de tiempo, eliminando para empezar, el sueldo vitalicio de sus
políticos y sometiéndose a este mismo modelo de pensiones que desea para nosotros.
Hay que suprimir una gran parte de los miles de puestos de confianza y asesores que han
hecho de la administración una oficina de empleo para cualquier simpatizante de los partidos
políticos que gobiernan. Deberían pactar la supresión, entre otros, de dietas no justificadas y
reducir el número de representantes políticos, asesores y trabajadores en empresas públicas en
las diferentes instituciones de nuestro país.
En 3e en Acción entendemos que el Gobierno no está abordando el verdadero problema
de las pensiones. El escenario demográfico demanda reformas de calado profundo para reforzar la
sostenibilidad social y del sistema público de las pensiones, y que por ello hay que afrontar el
problema y garantizar la viabilidad del sistema de pensiones, con reformas serias que refuercen la
empresa y el empleo.