GANADERÍA

UAGA exige que las ayudas a los ganaderos de ovino vayan destinadas a quienes han tenido que malvender sus animales


El BOE publica este miércoles el Real Decreto por el que se establecen las bases reguladoras para la concesión de las subvenciones destinadas a las explotaciones ovinas y caprinas con dificultades de comercialización de corderos y cabritos, durante los meses de marzo y abril, como consecuencia de las limitaciones impuestas por el Estado de Alarma. El Ministerio, para aliviar las pérdidas económicas de los ganaderos destinará una partida de 10 millones de euros, que podrá ser complementada por cada Comunidad Autónoma. UAGA valora la atención del Gobierno central hacia las demandas de este sector, que desde que se cerró el canal HORECA no encuentra salida a su producción, y lamentan que el departamento de Agricultura haya confirmado que no va a aportar financiación propia por no disponer de presupuesto. Además, piden que se priorice a quienes han vendido sus animales muy por debajo de su valor.

La subvención ofrecida por el Ministerio de Agricultura será de 12 euros máximo por oveja/cabra y un límite y un límite de 100 animales, para las explotaciones con más de 50 ovejas y 30 cabras. Dado que esta ayuda se pagará como complemento de la ayuda asociada al ovino/caprino, los ganaderos deben ser perceptores de ayudas PAC.

El Gobierno de Aragón debe publicar la convocatoria de estas ayudas, y es tarea de la administración autonómica la tramitación, resolución, justificación y pago de esta ayuda. En ese sentido, UAGA lamenta que el Departamento de Agricultura haya confirmado que no va a aportar financiación propia por no disponer de presupuesto, de manera que no habrá recursos suficientes para poder atender las necesidades de todos los ganaderos. Además, la organización agraria exige a la administración, que a la hora de preparar los requisitos de concurrencia competitiva, no sólo priorice a los jóvenes, sino que tenga en cuenta a los ganaderos profesionales que realmente han tenido problemas para sacar su producción de la explotación. Es decir, que las ayudas vayan destinadas principalmente a los ganaderos que, entre el 14 de marzo y el 30 de abril, se han visto obligados a vender los corderos y cabritos a un precio irrisorio, muy por debajo de los costes de producción, en algunos casos regalándolos o donándolos.

Por último, UAGA manifiesta que al tratarse de ayudas en régimen de minimís muchos ganaderos NO podrán acogerse por haber superado ya el importe de subvención recibida. Es el caso, por ejemplo, de los titulares de explotaciones en zonas de presencia de osos y lobo, si han percibido en los últimos tres años subvenciones por importe de 20.000 euros, NO podrán percibir más ayudas.

Comentarios