economía

UPA denuncia que, aunque han descendido los accidentes agrícolas, han aumentado los que son mortales

El sindicato agrario lanza 11 medidas para evitar los accidentes de los trabajadores del campo

UPA rueda de prensa José Manuel Roche, secretario general
José Manuel Roche, secretario general de UPA, en la presentación de las medidas 

La existencia de una gran variedad de actividades en el sector agrario, el contacto con animales y otras circunstancias intrínsecas a la actividad agraria, hacen que los trabajadores y trabajadoras agrícolas estén expuestos a una gran cantidad de riesgos, cuyas consecuencias pueden llegar a ser mortales. En Aragón se han producido 900 accidentes en el sector agrícola entre los meses de enero y septiembre de 2018, lo que supone una mejora del 5% respecto a los 944 accidentes que se produjeron en el mismo periodo de 2017, haciendo que el índice de incidencia se rebaje en dos puntos hasta situarse en el 34%. La nota negativa es que los accidentes mortales han aumentado un 33% en nuestra comunidad, según datos del Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral.

Por provincias, en Huesca los accidentes han bajado un 9,85%, pasando de 396 a 357. En Zaragoza se ha reducido la siniestralidad un 8%, pasando de 446 a 410 accidentes, mientras que en la provincia de Teruel el número de accidentes en el sector agrario ha ascendido más de un 30%, pasando de 102 a 133 accidentes. La mortalidad ha sido mayor en las provincias de Zaragoza y Huesca, donde dos personas han perdido la vida en su puesto laboral, respectivamente. Teruel, no ha registrado ningún fallecido en este periodo, aunque el mismo periodo en 2017 hubo 2 accidentes mortales en esta provincia. Continúa siendo complejo analizar las cifras de accidentes relacionados con maquinaria, ya que los que se producen en caminos o carreteras no son considerados accidentes del sector agrario. Los accidentes en lugares de trabajo con maquinaria pesada, especialmente con tractor, siguen siendo los más frecuentes.
 
La siniestralidad ha mejorado en el último periodo, pero, desde UPA entienden que es necesario avanzar en la elaboración de propuestas relativas a la actividad preventiva en las explotaciones, para lo que proponen tomar 11 medidas:

1. Establecimiento de una normativa específica para el sector agrario que desarrolle la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y adaptando las diferentes disposiciones a la realidad del sector agrario.
2. Mejora de los planes de apoyo para la renovación de la maquinaria agrícola, introduciendo en el Plan Renove una línea de ayudas permanente, cuyo objetivo sea la colocación en los tractores de estructuras de seguridad homologadas.
3. Puesta en marcha de una Cartilla Individual Sanitaria y de Riesgo que integre los resultados de la vigilancia de la salud de los trabajadores y de la evaluación de los riesgos. Esta Cartilla debe permitir el adecuado seguimiento de la vida laboral del trabajador, de las repercusiones de ésta en su estado de salud, de las medidas de prevención y protección necesarias, y evitar la repetición innecesaria de pruebas médicas.
4. Estudio, adecuación y mejora de los equipos y técnicas de aplicación de productos fitosanitarios, con respecto a la seguridad de los trabajadores.
5. Desarrollo de actividades de sensibilización-formación sobre los riesgos derivados de la utilización de productos fitosanitarios, dirigidas a todos los implicados, con especial atención a los trabajadores temporales e inmigrantes.
6. Mejora de las condiciones de los trabajadores que deben operar dentro de los invernaderos, potenciando lo estudios, principalmente en lo respectivo al trabajo bajo estrés-térmico.
7. Elaboración y difusión de manuales de buenas prácticas en el manejo seguro de animales contemplando, además, los riesgos ergonómicos de los ganaderos.
8. Realización de campañas de información y formación sobre la prevención de las enfermedades profesionales realizadas a través de las autoridades sanitarias, laborales y de la vigilancia de la salud de los servicios de prevención a los que estén adscritos las explotaciones ganaderas.
9. Elaboración y difusión de manuales de buenas prácticas en el manejo seguro de la maquinaria agrícola, incluyendo las revisiones que se tengan que realizar y sus operaciones de mantenimiento.
10. Instar a que las actuaciones de los Servicios de Prevención en el cumplimiento de sus cometidos preventivos sean vigiladas convenientemente, a fin de lograr una mejora en la calidad de sus servicios en el sector.
11. Apoyo a la puesta en marcha de Servicios de Prevención Mancomunados, constituidos a partir de las Organizaciones Profesionales Agrarias.
 

UPA también cree que para mejorar en prevención de riesgos laborales en el campo es necesario informar y concienciar a los profesionales que trabajan en él. Por eso, UPA ha lanzado el proyecto Agri-preven.

A través de la edición y difusión de manuales, y la celebración de jornadas de difusión en diferentes zonas rurales de España, UPA hace llegar a los profesionales del campo el conocimiento necesario para prevenir riesgos en materia de trastornos musculoesqueléticos, enfermedades profesionales, manejo de maquinaria y seguridad vial, uso de productos químicos o en la prevención de factores de riesgo de carácter organizativo y psicosocial, entre otros.
Además, UPA completará el proyecto Agri-preven un portal web e incluso una app que ya están en desarrollo, ambos orientados a prevenir accidentes laborales.

Comentarios