GRAUS

El arte de las vidrieras abrió las Jornadas culturales de Amigos de la Peña

José Manuel Buetas, que inauguró las jornadas, es el autor de las vidrieras que de la basílica de la Peña y San Miguel

Graus. Jornadas Peña
Baldellou y Buetas en la inauguración de las Jornadas

Este mes de agosto se celebran las XIX Jornadas Culturales que organiza la Asociación de Amigos de la Peña y que comenzaban este jueves con la conferencia que ofreció José Manuel Buetas acerca de ‘La luz y el cristal se hacen arte de vidrieras en Graus’. El público, como es habitual, respondió participando en la inauguración del citado ciclo.

Buetas ofreció una charla en la que comenzó hablando de cómo hace 20 años se inició en el arte de las vidrieras, para continuar con la historia del vidrio, de los vitrales y acabar mostrando fotos de las vidrieras de la basílica de la Peña y iglesia de San Miguel y de las que conserva en los locales del taller.

A raíz de la invitación que le hizo el presidente de la asociación, Antonio Baldellou, para participar en las jornadas, pensó en realizar un vitral para la basílica.

Buetas explicaba que un vitral tiene vida cuando pasa la luz por ella, de ahí lo importantes que es estudiar la luz de donde va a colocarse una vidriera. Es lo que hizo en el caso de la iglesia parroquial cuando realizó en 2011 la vidriera para el coro de San Miguel que luce, especialmente, por las tardes, cuando el sol se esconde.

José Manuel Buetas

Otra de sus vidrieras se encuentra en la capilla del Santo Cristo, iluminada con luz artificial, en la capilla de San Antonio, donde su trabajo consistió en restaurar el vitral elaborado a principio de la década de los 40 en un taller zaragozano y, por último, el vitral simbólico que se encuentra encima del altar de San Antonio.

Desde hace unos meses otro de los vitrales de Buetas se puede ver en la basílica de la Peña, un edificio, en el que entra menos luz, decía, que a la iglesia por lo que, en este caso, diseñó una vidriera que simboliza la claridad. Se divide en cinco paños.

La luz, la elección de los colores y su composición, explicaba, el artesano, son fundamentales para, al final, conseguir, el resultado esperado.

Buetas, mecánico de profesión, ha tenido desde hace 20 años esta afición aunque, ya desde pequeño, le gustaban mucho las manualidades. Lo que más le costó fue aprender a trabajar el vidrio aunque, una vez cogida la técnica, no le resultó difícil a excepción de la técnica que fue puliendo a base de leer libros y toda aquella información que caía en sus manos.

Además de los vitrales, Buetas donó hace un par de años 16 faroles a la cofradía del Santo Cristo y San Vicente Ferrer. Ahora su objetivo es recuperar el farol aragonés, que conjuga el arte de trabajar el vidrio y la forja.

La próxima cita será el jueves 8. Eduardo Pueyo hablará sobre 'Las Alteraciones de Ribagorza y la última dinastia Condal'. 

Comentarios