patrimonio

‘El Molino de los Benedetes’ será declarado Bien de Interés Cultural

El yacimiento salía a la luz en 2008 con motivo de la edificación de un bloque de viviendas

Benedetes
Edificio en cuyos bajos está el Molino de los Benedetes / Patrimonio

El Director General de Cultura y Patrimonio acordaba iniciar el expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural el yacimiento arqueológico denominado “El Molino de los Benedetes”, aparecido en un solar de Monzón cuando se procedía a levantar un edificio en el año 2008.

La figura que se contempla es la de Conjunto de Interés Cultural. La incoación del expediente conlleva la suspensión de las licencias municipales relativas a todo tipo de obras o actividades en la zona afectada.


El Molino de los Benedetes

Aunque ya existían indicios históricos sobre su existencia, el descubrimiento de los restos de este conjunto arqueológico, se produjo en el año 2008, a partir de las excavaciones arqueológicas que afectaron a la totalidad del solar en el que se iba a construir un nuevo edificio de viviendas
Los restos arqueológicos del molino harinero, ocupaban una buena parte del solar a construir, por lo que, teniendo en cuenta su interés y conservación, la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, a través de las Resoluciones de 5 de septiembre y 10 de octubre de 2008, ordenó la conservación de los restos y su integración bajo la nueva construcción lo que se cumplió por parte de la empresa promotora, quedando los restos arqueológicos en un sótano habilitado bajo una losa armada pilotada sobre la que se construyó el edificio de viviendas. Con posterioridad a estos hechos y en fechas recientes el Ayuntamiento de Monzón ha procedido a la adquisición de los bajos de dicho edificio, pasando a ser el titular de los restos arqueológicos conservados.

Los restos documentados durante el proceso de excavación y conservados en la actualidad corresponden a las instalaciones propias de un molino harinero que puede situarse entre los siglos XIII-XIV y mediados del siglo XVII, fecha de su abandono y destrucción. El interés de estos restos es que, a pesar de que las plantas superiores están arrasadas (zona de almacenes y vivienda), se conserva en bastante buen estado la planta inferior, lo que permite documentar los componentes principales de un molino harinero medieval, caso bastante infrecuente en lo que se conoce de este tipo de instalaciones en Aragón. En este caso, lo conservado corresponde al espacio destinado a la molienda y a su almacenaje, así como al circuito relacionado con el paso del agua y su desagüe, junto a la base de las cárcavas donde se colocaban los rodeznos que hacían girar las muelas.

Comentarios