semana santa

El Resucitado cerrará las procesiones en Huesca

El tiempo ha respetado todas las procesiones, que se han desarrollado sin problemas

La marcha salía de la Plaza de Santo Domingo y San Martín
El paso del Cristo Resucitado será portado por miembros de diferentes cofradías de Huesca

La última de las procesiones de la Semana Santa en Huesca tendrá lugar este domingo de Resurrección, 1 de abril, a las 11 de la mañana. Se trata de la procesión del Resucitado y su encuentro con la Virgen de la Esperanza, organizada por la Archicofradía de la Santísima Vera Cruz, con la colaboración del resto de cofradías.

El itinerario que sigue comienza en la Iglesia de Santo Domingo, pasando por el Coso Bajo, calle Ramiro el Monje y Plaza San Pedro, donde se produce el encuentro con la Virgen de la Esperanza, para seguir posteriormente por las calles San Salvador y Las Cortes y llegar a la Catedral.

Esta procesión se celebra en Huesca desde el año 2012, después de que el obispo Julián Ruiz diese permiso a la Archicofradía de la Vera Cruz para llevarla a cabo, tras años de haber intentado ponerla en marcha.

Y con esta marcha procesional, finalizarán las que se han celebrado en Huesca a lo largo de estos días. Recordemos que el Domingo de Ramos se celebró la procesión de la Entrada de Jesús en Jerusalén, y la del Cristo de los Gitanos. El Lunes Santo tuvieron lugar las procesiones del Cenáculo y del Prendimiento. El Martes Santo, Jesús atado a la columna y la Coronación de espinas. El Miércoles Santo, la Enclavación y Nuestro Padre Jesús Nazareno. Y en la noche del Jueves Santo, se unieron en la plaza de San Pedro las procesiones de la Dolorosa y el Cristo del Perdón.

CRISTO RESUCITADO

Talla de madera policromada, de estilo barroco academicista, realizada por Pascual de Ipas hacia el año 1789. Desde 1975 puede verse en el Mueso Diocesano; fue restaurada en el taller del obispado en el año 2000. Sobre peana de los oscenses Fernando Ibor y Francisco Pueyo.

VIRGEN DE LA ESPERANZA

Imagen de vestir de autor desconocido, datada a finales del siglo XIX, iconografía tradicional de la Virgen Dolorosa. Se venera en la Santa Iglesia Catedral. Sobre peana de los oscenses Francisco Pueyo y Antonio Bonet, que será llevada a hombros por cofrades femeninas.


Comentarios